El moquillo en los perros y su tratamiento

El moquillo en los perros es una enfermedad de tipo vírico de gravedad. Si bien la sintomatología es variada, una de las señales más claras es la debilidad en las patas traseras. En caso de contagio, debemos actuar con rapidez, ya que puede ser letal. Te contamos cuál es su tratamiento.

Qué es el moquillo en los perros y cómo se contagia

El virus RNA, perteneciente a la familia de los Paramyxoviridae, es el causante de una de las enfermedades más contagiosas y de mayor peligro. Más conocida como moquillo en los perros, se contraer por contacto directo con uno que esté infectado. Los síntomas no aparecen de manera inmediata ya que previamente hay un período de incubación entre 14 y 18 días.

No todas las cepas del moquillo en los perros tienen la misma virulencia. Por lo tanto, cada cuadro clínico tiene su propia gravedad y evolución. La réplica se produce en el tejido linfoide, y causa así la inmunodepresión en el animal. A partir de ahí va avanzando e infecta al sistema nervioso central. Al llegar a este punto es cuando podemos observar la debilidad en las patas traseras.

El moquillo en los perros afecta principalmente a los cachorros entre los 3 y los 6 meses, al tener su sistema inmune más débil. No obstante, también pueden contagiarse perros de una edad más avanzada.

Sintomatología del moquillo en los perros

Los síntomas iniciales del moquillo en los perros son muy variados, e incluyen la rinitis, las descargas mocopurulentas, la tos, la conjuntivitis, vómitos o diarrea, fiebre, deshidratación, anorexia o adelgazamiento y neumonía (debido a infecciones secundarias por bacterias), entre otros.

Cuando la enfermedad alcanza el sistema nervioso central aparecen otro tipo de síntomas. Estos son la encefalitis, que es la responsable de la debilidad en las piernas, temblores y diversas parálisis, así como convulsiones y ceguera.

La encefalitis, cuando afecta a los perros adultos, puede darse de dos maneras diferentes. En primer lugar, como encefalitis multifocal, cuya característica principal es la incoordinación, la cabeza ladeada, la parálisis facial y los temblores, así como la mencionada debilidad en las patas traseras. Este tipo de moquillo en perros aparece entre los 4 y los 8 años, y evoluciona hacia una parálisis, aunque pueden llegar a recuperarse.

En segundo lugar, cuando se trata de perros de edad avanzada, es decir, mayores de 6, aparece un déficit visual, así como depresión mental, modificaciones de la personalidad, torneo y también incapacidad para sostener la cabeza. La recuperación es compleja en estos casos.

El moquillo en los perros y su tratamiento

Tratamiento del moquillo en los perros

No existe actualmente ningún tratamiento específico para el moquillo en los perros. Aunque sí existe una manera de prevenir el contagio y que es a través de la vacunación. En el caso de que se produzca un contagio, es imprescindible el aislamiento para evitar propagar la enfermedad.

Para las infecciones secundarias se administrarán antibióticos, y para la sintomatología específica del moquillo en los perros, los antiinflamatorios y los antipiréticos. Existen también medicamentos para las convulsiones. Además de todo ello, nos aseguraremos de que el animal come y bebe para no deshidratarse.

En lo que respecta a la calidad de vida del animal, podemos ayudarle con la movilidad utilizando arneses específicos, así como sillas de ruedas llegado el caso. Si necesitas asesoramiento para elegir los adecuados, puedes ponerte en contacto con nosotros.

patologias, tratamientos , , , , , , ,

Qué hacer ante un perro que tiene problemas en la espalda

Los perros pueden tener problemas de salud relacionados con sus extremidades. Pero también pueden tener problemas en la espalda. Estos problemas pueden ser tanto musculares como óseos. Y pueden deberse a diversos factores. Por ejemplo, a una enfermedad, ya sea puntual o crónica. O a un golpe.

También pueden deberse al desgaste de huesos y músculos propio de la edad. En efecto, los perros ancianos pueden sufrir enfermedades degenerativas, como la artrosis. También tener más achaques y dolores que un perro joven. Esto incide en su bienestar, pero también en su movilidad. Y como consecuencia, en su estado general.

Soporte para perros con problemas en la espalda

Un perro con dolores no sólo se mueve peor. También está de peor humor y más triste. En estos casos lo mejor es consultar al veterinario. Tanto para averiguar qué le sucede como para que le recomiende el tratamiento más adecuado. En muchas ocasiones consistirá básicamente en suministrarle antiinflamatorios y calmantes. Otras veces será necesaria una intervención quirúrgica. Por ejemplo, si hay una hernia discal complicada.

Además de este tipo de tratamientos, se puede ayudar al bienestar de los perros con protectores y soportes ortopédicos. Por ejemplo, un soporte térmico toraco-lumbar. Con ellos, además de tener protegida la espalda, recibirán calor en la zona afectada. De esta manera, sus lesiones mejorarán.

Este soporte está indicado para perros de cierta edad que sufren artrosis en la columna. También para los que tienen inestabilidad en la zona lumbar y torácica, o síndrome de cauda. Aparte de esto, está indicado para tratamientos conservadores en hernias discales. Y también para los periodos posteriores a las operaciones de esta dolencia.

En general, está recomendado para perros que sufran cualquier tipo de dolencia en la columna vertebral. Y para los que tengan problemas de movilidad en las patas traseras.

Colchón Ortopédico para perros

Camas ortopédicas y abrigos térmicos

Los perros con problemas de espalda deben descansar bien para evitar más dolores. Generalmente, una cama convencional para perros no les proporcionará el apoyo y soporte que necesitan. Por lo tanto, si un perro tiene lesiones en la columna o problemas de movilidad es aconsejable que utilicen una cama ortopédica. Esto es especialmente aconsejable si el perro ya es anciano, o si tiene problemas de artrosis.

Este tipo de camas están fabricadas de forma especial para mejorar el descanso de los perros ancianos. Así, si descansan mejor, su organismo estará más reposado, y sus lesiones se suavizarán un poco. Sucederá lo mismo si el perro tiene artrosis. Estas camas se fabrican con unos materiales y acabados específicos para mejorar el rendimiento de las articulaciones del animal.

Generalmente suelen estar compuestas por un material viscoelástico o de espuma especial, recubierto de tela suave y de tacto agradable, para que el perro se encuentre cómodo sobre ellas. Aparte de esto, suelen ser más gruesas y firmes que las camas para perros convencionales.

Además de las camas, estos perros también deben abrigarse en invierno. Las temperaturas bajas pueden afectar a sus articulaciones y a su espalda. Por lo tanto, es recomendable ponerles un abrigo térmico protector. Así se mantendrán más calientes y su espalda no sufrirá las consecuencias del frío.

 

 

bienestar animal, lesiones, patologias, tratamientos , ,

Consejos nutricionales para prevenir enfermedades en los perros

Algunas patologías en los perros se deben a malformaciones de nacimiento o a problemas asociados a una raza en particular. Sin embargo, con otras podemos reducir las probabilidades de que aparezcan si cuidamos la alimentación del animal. Con estos consejos nutricionales es posible mejorar el estado de salud general de los perros.

Las enfermedades en los perros

Tal y como nos sucede a los humanos, los perros o cualquier otro animal son susceptibles de enfermar. Los malos hábitos, como la falta de ejercicio, o una alimentación incompleta o inadecuada, pueden acelerar o propiciar la aparición de determinadas patologías.

Por ello, es conveniente prestar atención a estos consejos nutricionales. Ya que las necesidades de los perros difieren de la de los humanos. Así, evitaremos darles sustancias que puedan ser tóxicas para ellos, y al mismo tiempo nos aseguraremos de que obtienen todos los nutrientes para su correcto desarrollo.

Consejos nutricionales para prevenir enfermedades en los perros

Consejos nutricionales para reducir enfermedades

Ofrecer a nuestro amigo los aportes que necesita a través de la alimentación son una manera de alargar su vida. Estos sencillos consejos nutricionales te serán de gran ayuda si deseas mantener o mejorar su estado de salud.

Vitaminas y minerales

Las cantidades de vitaminas y minerales que necesitan los perros viene ya incluida en los alimentos específicos para ellos. No obstante, debemos saber elegir aquellos que son adecuados. Algunos piensos de baja calidad o marca blanca contienen principalmente subproductos animales. Por lo tanto, el aporte nutritivo no será el mismo que si elegimos alimentos de mejor gama.

Estos consejos nutricionales relacionados con las vitaminas son también similares a los recomendados para los humanos. Una dieta que se basa en la comida rápida o precocinada va a carecer de las vitaminas y minerales que tendría la verdura o el pescado fresco. En el caso de ser necesario, existen también complejos vitamínicos para perros. Las vitaminas A, C, D3 y E son especialmente importantes para ellos.

Ácidos grasos saludables

El segundo de los consejos nutricionales hace referencia a los ácidos grasos saludables. Si bien las grasas están relacionadas con los problemas de obesidad y la aparición de enfermedades, algunos tipos son imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo.

Alimentos ricos en Omega 3, como las sardinas, el atún, el salmón o las espinacas son ricas en este y nos ayudan a prevenir enfermedades como los tumores. Podemos elegir piensos que contengan estos alimentos o suministrárselos de manera directa.

Bioflavonoides

Los bioflavonoides son un tipo de antioxidante de origen vegetal, y que por tanto se encuentra en las frutas y verduras. Gracias a sus propiedades previenen el envejecimiento prematuro y reducen el desarrollo de las células cancerígenas. El extracto de semilla de uva o de té verde y la quercitina son  algunos ejemplos.

Aminoácidos

El siguiente de los consejos nutricionales hace referencia a los aminoácidos como la melatonina o la arginina. Se trata también de antioxidantes que previenen la aparición de tumores. Los encontramos en la carne, el pescado, los huevos y los cereales. Cabe mencionar de nuevo la importancia de la calidad del pienso que elijamos. Si queremos que contengan estos aportes, es necesario que sean de buena calidad.

Seguir estos consejos nutricionales es muy sencillo. Basta con elegir alimentos que sean de calidad y ofrecer una dieta rica y variada, así como libre de aquellas sustancias que puedan ser tóxicas para ellos. Si queremos evitar o retrasar la aparición de enfermedades, debemos cuidar la alimentación.

bienestar animal , , , ,

Nueva ley en EEUU obliga a las tiendas de perros a vender animales rescatados de los refugios.

 
Desde el estado de California nos llega una noticia que da un vuelco dentro del mercado de la venta de animales.

Fábrica de cachorros

Con entrada en vigor el 1 de enero de 2019, la ley AB 485 prohíbe a las tiendas vender a perros, gatos y conejos que no vengan de un refugio. Cualquier negocio que viole esta ley se enfrentará a multas de 500 dólares. Quizás no es suficiente estricta pero es un buen inicio.
Nos gustaría que fuese el principio del fin de las llamadas “fábricas de cachorros”, negocios que se dedican a la cría de animales cuyo objetivo principal es obtener un beneficio económico. Las condiciones en las que viven los animales en este tipo de instalaciones son precarias y crueles.
Ley perro LucyEn Reino Unido se aprobó la “ley Lucy” una ley que prohibía la venta de cachorros en este tipo de establecimientos. El nombre la recibe en honor a una cachorra de raza Cavalier King Charles Spanier que fue rescatada en 2013 de una granja de cachorros. La pequeña pasó gran parte de su vida en una jaula que le impidió su correcto crecimiento, por lo cual sus caderas acabaron fusionándose causándole una complicada malformación. El caso conmocionó al Reino Unido gracias a una activista que logró salvar a Lucy y denunció el maltrato que reciben los animales en este tipo de empresas.
Somos conscientes de que los animales sólo se verán beneficiados si se prohíbe la venta de éstos, pero este es un pequeño gran paso para frenar a las fábricas de cachorros. Hay que concienciar a los compradores que lo que tienen entre manos es una vida y que la compra de animales de compañía en criaderos supone beneficiar económicamente a negocios que fomentan el maltrato animal.
Desde Ortocanis deseamos que más gobiernos sigan este claro ejemplo de respeto hacia los animales.
Sofía González
bienestar animal, curiosidades , , , ,

Botas para perros: para prevenir y curar lesiones

Seguro que en alguna ocasión has visto a algún perro con una especie de zapatos que le protegían las patas. No se trata de un capricho de su dueño para que el animal parezca que lleve zapatos. Seguro que hay un motivo para que lleve botas para perros. Una herida mal curada, una lesión en una almohadilla de la planta, etc.

Pero también pueden utilizarse a modo de prevención para evitar lesiones y enfermedades. Sobre todo cuando se lleva a un perro al monte o a dar un paseo por terrenos abruptos. O cuando hay bajas temperaturas, nieve o hielo. El uso de zapatos o botas para perros protege sus patas y evita problemas derivados de pisarlos.

Botas para perros: como ayuda en curación de lesiones

Cuando los perros sufren cierto tipo de lesiones, sienten dolor al apoyar la pata lastimada. Además, sobre todo si se trata de una herida causada por un objeto punzante, las almohadillas de la pata suelen quedar lastimadas. Por lo tanto, durante un cierto tiempo sienten dolor al pisar. Y las patas son más sensibles al pisar en ciertas superficies y pueden lastimarse de nuevo.

Botas para perros: para prevenir y curar lesiones

Si se protege la pata dañada con una bota, se evitarán muchas situaciones en las que pueda sufrir una herida de nuevo. Las botas pueden ser altas y bajas, de suela de caucho o con una de tipo vibram. En este último caso, le servirá para poder moverse con comodidad (y mejor agarre) por todo tipo de superficies.

Las botas están indicadas para perros que tienen algunos problemas de movilidad. En estos casos, tendrán que utilizar botas en todas sus patas. No les resultan incómodas y son fáciles de poner y quitar, así que son perfectas para ellos. Y al llevarlas, mejorará su nivel de agarre. Precisamente, los perros que tienen problemas de movilidad, debido sobre todo a la edad o a alguna lesión seria, suelen tener problemas de estabilidad. Y se resbalan.

Con las botas podrán agarrarse mejor, caminarán con más comodidad y evitarán caídas. En estos casos, las más recomendadas, sobre todo si se desplazan por superficies lisas, son las de suela de caucho.

Botas en superficies irregulares o con nieve

Las botas para perros también resultarán muy cómodas para el animal si se las ponemos en determinadas situaciones. Por ejemplo, para caminar por bosques o superficies irregulares. También para subidas al monte. O cuando hace mucho frío o nieva. Con ellas, sus patas no sufrirán por encontrarse piedras u otros elementos extraños. Tampoco por la acción del frío.

Las heladas y las nevadas dejan el suelo en unas condiciones que no son precisamente las más adecuadas para las patas de los perros. El frío al pisar sobre ellas pueden resecar sus almohadillas, que en no pocos casos pueden abrirse. Esto da lugar a heridas en sus patas, y a los consiguientes problemas de movilidad. Unas botas con suela de tipo vibram, tienen más agarre que las de caucho y son más apropiadas para la nieve. No obstante, pueden utilizarse en todo tipo de terrenos.

bienestar animal, lesiones , ,

Causas de una cojera en los perros jóvenes

La cojera, aunque solemos relacionarla con perros de avanzada edad o que se acercan a ella, lo cierto es que puede aparecer a cualquier edad. No obstante, sí puede deberse a patologías concretas. Aquí os dejamos las causas de la cojera en los perros jóvenes.

Por qué aparece la cojera en los perros jóvenes

La cojera es un problema que se da en los perros con mucha frecuencia. El origen de esta podemos encontrarlo en los huesos, el cartílago, las articulaciones e incluso la cadera. Para determinar su causa, no solo habrá que atender a la edad del animal y su estilo de vida, sino que también tendremos que valor la presencia de ciertas patologías o enfermedades.

Aunque en muchos casos la causante puede ser la misma a cualquier edad, hoy vamos a hablar de las causas de la cojera en los perros jóvenes. No obstante, siempre que observemos problemas para caminar, es conveniente acudir al veterinario.

Causas de una cojera en los perros jóvenes

Panoesteitis canina

Esta enfermedad de tipo inflamatoria es una de las causantes de la cojera en los perros jóvenes. Su origen lo encontramos en los huesos, sobre todo el húmero. Se da principalmente en razas grandes y gigantes por el propio crecimiento.

Entre la sintomatología se observa debilidad y una cojera que puede afectar de manera alternativa a las dos piernas. Para el diagnóstico se realizará una radiografía que permitirá ver las partes afectadas en el interior del hueso. Suele desaparecer cuando el animal llega a la edad adulta, por lo que solo se administran antiinflamatorios.

Necrosis avascular en el fémur

Esta causa de la cojera en perros jóvenes también se da en los humanos. La cabeza del fémur va desapareciendo por razones que no son del todo conocidas. Afecta con mayor frecuencia a las razas de perros pequeños, aunque también en algunas grandes. Generalmente entre las cuatro y las seis semanas de vida.

Para diagnosticarla habrá que observar cojera en perros jóvenes con apoyo y un aumento progresivo del dolor. La rótula de esa pierna se elevará con respecto a su posición normal. Inicialmente podrá ser leve pero en uno o dos meses se intensificará. Una radiografía permite verificarla. El tratamiento es quirúrgico, y consiste en unir la tibia con una banda y clavos.

Osteodistrofia hipertrófica

La tercera causa de cojera en perros jóvenes viene por la alimentación. Los desequilibrios en la dieta hacen que se produzca una proliferación del hueso de carácter anormal. Las extremidades se inflaman y aparece también fiebre. Resulta muy dolorosa.

Para tratar esta cojera en perros jóvenes, que suelen ser de raza grande, se modifica la alimentación y se administran antiinflamatorios. Pueden pasar meses hasta que el problema se soluciona.

Osteocondritis dissecans

La causa de esta cojera en los perros jóvenes es una fisura en el cartílago de la articulación. Al perder el líquido que se encuentra en su interior, este toca el hueso y se produce la inflamación. Puede aparecer en la rodilla, el codo o el hombro, entre otros. Suele ser necesaria una intervención quirúrgica, además de utilizar protecciones, como los condroprotectores.

Luxación de la rótula

La última de las causas de la cojera en los perros jóvenes es la luxación. Tanto por un golpe como por genética, la rótula se desplaza de su sitio. Es más frecuente en las razas pequeñas y la sintomatología son saltos al andar. Palpando la articulación puede detectarse fácilmente. En función de la gravedad de la cojera en los perros jóvenes podrá requerirse cirugía. Si es leve, bastarán antiinflamatorios y condroprotectores.

Y hasta aquí las causas de la cojera en los perros jóvenes. Hay que recordar que los golpes, los accidentes o el exceso de actividad también pueden provocarla. En cualquier caso, el veterinario será quien podrá indicarnos el motivo y su tratamiento.

bienestar animal, lesiones, patologias , , , ,

¿Cuándo es necesario un abrigo térmico para perros?

De un tiempo a esta parte, resulta cada vez más habitual encontrar por la calle perros con una especie de abrigo de un tejido similar al de una gabardina y cierto grosor. Se trata de un abrigo térmico. Con ellos, el animal mantiene caliente sus articulaciones y no pasa frío en invierno. Además, si llueve y el abrigo puede ser impermeable y tampoco se mojaran. De esta manera se reducen las probabilidades de que el animal sufra mayor dolor articular o se resfríe.

Eso sí, por muy populares que sean este tipo de protectores, no es recomendable que lo utilicen todas las razas de perro. En función de su tamaño, tipo de pelo y piel, los perros conservan más o menos el calor. Por lo tanto, una raza que conserve mejor el calor corporal no necesitará un protector a no ser que el clima en el que vive sea excepcionalmente frío, tenga una edad avanzada o sufra de artrosis o alguna otra dolencia articular. Por contra, si lo necesitarán los que pierdan rápidamente el calor interno, razas más típicas de climas cálidos o que sufren alguna dolencia articular.

01_perrocorriendonieveabrigo

Perros que sí necesitan un abrigo en invierno

Los perros de pelo corto son mucho más propensos a perder calor corporal. También los de pelo largo pero fino. Por lo tanto, no sólo los perros de raza bóxerdálmatachihuahua, o los galgos, necesitan abrigos cuando hace frío. También los bichones malteses o los Shi-Tzu. De otra manera, es frecuente que el frío les afecte, y que incluso lleguen a temblar, contraer enfermedades respiratorias o agravar las dolencias en caso de perros de avanzada edad o con artrosis.

En estos casos, es recomendable ponerles un abrir término para salir a la calle cuando haga frío. Generalmente, hay infinidad de modelos disponibles en muchas tallas, para poder adaptarse al tamaño de cada animal. Incluso los hay diseñados específicamente para determinadas razascomo los galgos. Con ellos no sólo reducirán dolencias articulares si no que no pasarán frío, permanecerán secos cuando llueva y podrán disfrutar al máximo de los paseos en invierno.

También son cada vez más utilizados en perros que realizan deporte ya que abrigarles bien antes de una actividad física evitará lesiones y mejorará su rendimiento.

Razas que no necesitan abrigo térmico para perros

En general, los perros de gran tamaño que cuentan con piel gruesa y pelo largo de cierto grosor no precisan protección adicional para el frío. Son razas como el pastor alemán, el mastín, el husky o el alaskan malamute. Entre sus antepasados están los lobos, y su pelaje guarda todavía bastante parecido con ellos. Estas y otras razas suelen tener un pelaje duro. Incluso puntiagudo y recio. Es la capa de pelo que sobresale.

Debajo de ella hay otra cerca de la piel, compuesta por millones de pelos muy finos que se entrelazan unos con otros. De esta manera forman una capa que aísla la piel. Gracias a ella, el calor tarda más en escaparse de su cuerpo. También queda más aislado de las lluvias, y si el animal se moja, el agua no penetra tan fácilmente en su piel. Por lo tanto, no es necesario ponerles un abrigo térmico protector.

En estos casos, lo que hay que hacer para que los perros mantengan su calor corporal es cuidar adecuadamente su piel y su pelo. Al contrario que otras razas, no es necesario lavarlos con mucha frecuencia. De otra manera, se puede perjudicar su capa de protección. Lo que sí es necesario es cepillarlos con cierta frecuencia para eliminar suciedad y pelos sueltos que enreden el resto.

 

 

bienestar animal , ,

Problemas de esfínteres en perros con parálisis

La discapacidad motora en los perros suele llevar acarreadas otras patologías. Sobre todo, si los problemas los tienen en las patas traseras, lo que les provoca dificultades graves de movilidad. Esto les acarrea más problemas. Entre ellos están las úlceras por falta de movimiento y los problemas óseos por las posturas y desplazamientos forzados. Ambos problemas son visibles a simple vista, por lo que es habitual actuar sobre ellos con rapidez. Otros no son tan evidentes, como los problemas de esfínteres.

Para el primero hay que proporcionar cuidados especiales a la piel del animal. En el caso de los problemas óseos, una silla de ruedas adaptada es la solución. No sólo porque el animal podrá desplazarse con una normalidad casi total. También porque podrá mantener su postura natural. Así evitará deformaciones óseas y problemas de columna. Pero en el caso de los problemas del control de esfínteres, dado que no son tan evidentes, hay que tomar precauciones adicionales. ¿Qué se puede hacer para paliar los problemas que esto conlleva?

marcelino3

Problemas de esfínteres en perros: higiene ante todo

Cuando un perro con problemas de movilidad no controla sus esfínteres, dejará entre otras cosas de controlar la orina. También las heces. Por tanto hay que evitar que sus patas traseras y la parte posterior de su columna estén en contacto con los excrementos. Será necesario, por tanto, extremar la higiene en estas zonas.

Muchos propietarios de perros les suelen colocar pañales para evitar escapes o problemas de higiene en casa. También puede funcionar el colocar empapadores en su cama para que recojan la orina. Si el perro es hembra, se le pueden colocar braguitas especiales lavables para evitar el goteo. Si es macho, una faja antigoteo especial.

Si el perro lleva pañales hay que quitárselos todos los días durante unas horas para evitar problemas en la piel por las zonas que cubre el pañal. Además hay que cambiárselos con cierta frecuencia. Generalmente, es bueno quitárselos cuando se les saca de paseo. Pero también hay que mantener muy limpias sus posaderas. Para ello, además de limpiarle con agua y jabón, se pueden utilizar toallitas húmedas o gasas empapadas en suero fisiológico.

Infecciones de orina

Cuando un perro no tiene movilidad en sus patas traseras puede sufrir enfermedades derivadas de su estado. Entre ellas, varias infecciones. De ellas, las más frecuentes son las de orina. Esto se debe a que, por falta de movilidad, su vejiga no llega a vaciarse por completo. Por lo tanto, siempre hay líquido retenido en su interior, lo que lleva a la infección.

Para evitar males mayores a los perros con parálisis, hay que estar atentos al aspecto de su orina. Si se aprecian en ella cambios de color o de olor, pueden ser indicios de una infección de orina. En estos casos es necesario, más que aconsejable, consultar con el veterinario para que examine al animal.

Será quien decida el tratamiento más adecuado para él. Incluso puede que decida vaciar su vejiga, un procedimiento delicado que únicamente deben llevar a cabo veterinarios. En casos de infecciones recurrentes, puede que aconseje un vaciado periódico de la vejiga para intentar reducir el número de infecciones.

bienestar animal, patologias , ,

Cómo cuidar la piel de un perro discapacitado

La piel nos sirve de protección frente a agresiones externas, tanto a los humanos como al resto de animales. Cuando se trata de un perro cuya movilidad es reducida, esta tiende a sufrir más debido al roce continuo en determinadas zonas de su cuerpo. Para evitar que esta se dañe, vamos a conocer cómo podemos cuidar la piel de un perro discapacitado.

Cómo cuidar la piel de un perro discapacitado

Por qué se irrita la piel

Tanto si hablamos de perros con discapacidad como de uno que no lo es, la piel no solo les sirve para proteger su estructura interna, sino que también es el medio que tienen para relacionarse con aquello que les rodea.

Cuando pasamos mucho tiempo en una misma posición o hay algo que con regularidad nos roza en una zona concreta de la piel, pueden aparecer úlceras e irritación. Si no cuidamos la piel, estas heridas pueden agravarse, hasta el punto de dejar el hueso al descubierto e infectarse.

Para evitar que esto suceda, debemos aprender a cuidar la piel de un perro discapacitado. Se trata simplemente de aumentar las precauciones y prestarle atención a esta delicada parte del cuerpo. Aunque es resistente, también necesita protección.

Cómo podemos cuidar la piel de un perro discapacitado

Lo primero que debemos hacer para cuidar la piel de un perro discapacitado es protegerla. Este punto consiste en buscar aquellos elementos que no provoquen heridas en su cuerpo. En concreto, en aquellas partes que son más susceptibles de padecer heridas o ulceraciones, como son las caderas, los codos o los tobillos.

Los arnés que utilicemos deben llevar protecciones en su interior, de forma que la parte que quede en contacto con la piel sea acolchada y suave. En nuestra galería podéis ver cómo son estos tipos de arnés. En el caso de que ya exista una herida, debemos protegerla bien para evitar que alguna parte de ellos la roce.

Llevar las heridas abiertas es también un riesgo por otros motivos. Las moscas u otros insectos pueden depositar larvas, haciendo que la herida se infecte. En función de la discapacidad del perro, tendrá más problemas para ahuyentarlas. Si utilizamos pañales, debemos retirarlos el salir a la calle, así las heridas podrán respirar.

En segundo lugar, para cuidar la piel de un perro discapacitado debemos modificar su postura con regularidad. Las partes que más sobresalen ,y que ya mencionamos anteriormente, son más susceptibles de padecer heridas, por lo que debemos verificarlas con frecuencia. Además de utilizar cremas que ayuden a cicatrizar, podemos mover las extremidades del animal como parte de la fisioterapia en casa.

Por último, para cuidar la piel de un perro discapacitado debemos tener cuidado con el arrastre. Las patas sin movilidad siempre estarán apoyadas contra el suelo, y al desplazarse podrá causarles heridas. Además de utilizar abrigos protectores, podemos adquirir sillas de ruedas que le ayuden a desplazarse.

Cuidar la piel de un perro discapacitado no tiene por qué ser una tarea complicada. De igual modo en que hidratamos nuestra piel y evitamos dañarla, habrá que hacer con nuestro pequeño amigo. Y si tienes dudas, puedes contactarnos y te ayudaremos en lo que podamos.

bienestar animal , , , , ,

¿Qué puede llevar a la cojera en un perro?

La cojera en un perro es bastante frecuente. Como los humanos, una mala pisada o un golpe pueden llevarles a sufrir dolor. Y como consecuencia a cojear durante unos minutos. Pero cuando pasa el tiempo y no paran de hacerlo, o cuando comienzan a renquear de una pata sin que haya un motivo aparente para hacerlo, conviene encontrar las causas.

Para ello, lo primero es revisar la pata por fuera. Puede que, simplemente, el animal se haya clavado algo en la zona de las almohadillas de la pata y le haga daño al andar. En estos casos bastará con sacárselo con cuidado y desinfectar la zona afectada. En ocasiones se lo podrás extraer tú mismo. Pero otras veces, lo que le pasa no será tan evidente, y será necesario ir al veterinario para examinar al perro.

23845766_1860071800686774_7874614270514604683_o

Cojera en un perro: causas que pueden ocasionarla

Aparte de clavarse algo en la pata, o de sufrir alguna herida, la causa más común de la cojera en perros es una lesión articular. O en los músculos y huesos. En muchos de estos casos, la delatará alguna hinchazón en la pata, o una inflamación en las articulaciones. Pero otras veces no habrá ninguna señal exterior que la delate. En estos casos, la cojera comienza de manera repentina. Muchas veces, lo hace después de practicar una actividad física de cierta intensidad. Entre las lesiones más frecuentes están la rotura de ligamentos y las dislocaciones, así como las fracturas.

Los efectos de la edad también pueden derivar en una cojera por culpa de dolencias como la osteoartritis. En estos casos, el veterinario debe preparar un plan para que el perro consiga mejorar. También la puede ocasionar una displasia, ya sea de cadera o de codo. En este caso, la articulación de la cadera o el codo se inflama, y no encaja bien en el lugar que le corresponde. En muchos casos puede requerir cirugía para corregirse.

También, en los perros jóvenes, lo puede ocasionar algo similar al dolor que experimentan los niños en las piernas al crecer. Es más frecuente en los perros de gran tamaño, y desaparece solo al de unas semanas. Se denomina panosteitis y puede pasar de una pata a otra. En cualquier caso, es bastante menos preocupante que las causas anteriores.

Qué hacer para corregir la cojera en un perro

Lo primero que hay que hacer ante la cojera en un perro es acudir al veterinario. Lo examinará para determinar las causas de la dolencia y le pondrá el tratamiento adecuado. En algunos casos bastará con antiinflamatorios y puede que una férula o un arnés. Pero en otros casos será aconsejable una cirugía para corregir el problema.

En otros casos, el animal tendrá que realizar diversos ejercicios de rehabilitación. Y puede que necesite alguna ayuda para mejorar su deambulación. Por ejemplo, un protector articular, que variará en función de la pata afectada. Y de la zona de la misma que esté afectada. En cualquier caso, conviene seguir la recomendación del veterinario antes de colocarle uno.

 

lesiones, patologias ,