Cómo actuar ante una fractura de perro

Un atropello o una caída son las causas principales de las roturas de huesos en los perros. También la edad o el estado físico del perro afectarán en mayor o menor medida a la gravedad de la situación. Puesto que algún día podríamos vernos en esta situación, vamos a conocer cómo debemos actuar ante una fractura en un perro.

Qué son las fracturas de hueso

Una fractura es una rotura parcial o total de un hueso. En función de la gravedad y del tipo de fractura, podrá ser visible o no. Así, algunas pueden romper la piel y asomar hacia el exterior, mientras que en otras ocasiones el desplazamiento del hueso queda en el interior de la piel.

Saber actuar ante una fractura es vital, ya que aunque tienen tratamiento, si no actuamos con rapidez podemos poner en peligro la vida del animal. Algunos factores que van a influir en el desencadenante o en la evolución son la edad del perro, el peso, su estilo de vida o las posibles patologías que pueda padecer.

La importancia de saber actuar ante una fractura

Como decimos, a veces un accidente no tiene por qué tener mayor repercusión que el daño localizado en sí. Pero para que la gravedad no trascienda, es necesario conocer cómo actuar ante una fractura en un perro.

Si has tenido la suerte de no verte en esta situación pero quieres aprender para no correr riesgos, o si te ha sucedido y no has sabido reaccionar, vamos a conocer los pasos que debemos llevar a cabo para socorrer a un animal herido.

Pide auxilio lo antes posible

Tanto si tenemos conocimientos de primeros auxilios como si no, debemos llamar a un veterinario lo antes posible. Si disponemos de vehículo, es importante trasladarlo con la mayor brevedad posible. En el caso de que no dispongamos de uno, podemos consultar directamente con nuestro veterinario.

Algunas clínicas veterinarios tienen a disposición un servicio de ambulancia para la recogida de animales heridos. Hay que recordar que de igual modo que sucede con las fracturas no visibles, pueden existir otros traumatismos que no llegamos a percibir. Saber actuar ante una fractura o un accidente es fundamental para salvarles la vida.

Inmoviliza la zona

Si se trata de una fractura visible y tenemos conocimientos de primeros auxilios, podemos proceder a inmovilizar la zona. Un periódico o una revista pueden sernos de utilidad. Basta con atarlos o sujetarlos con una venda alrededor de la extremidad fracturada.

Sin embargo, antes de apresurarnos a actuar ante una fractura, debemos preguntarnos si realmente sabemos hacerlo. Si no estamos en posesión de unos conocimientos mínimos sobre el entablillado de una extremidad, es mejor esperar a recibir asistencia. Además de empeorar la situación si hay articulaciones implicadas, podemos causarle dolor al animal.

Modifica su postura si está inconsciente

A veces el animal puede quedar inconsciente, y actuar ante una fractura en estos casos cobra mayor importancia. A la hora de trasladarlo debemos levantarle la cabeza y evitar comprimir o doblar su cuello. Los riesgos mayores que pueden presentarse son asfixia al tragarse la lengua o daños cervicales.

Nuestro veterinario se encargará posteriormente de inmovilizar la zona correctamente o de practicar una cirugía si fuese necesario. Para su recuperación, será necesario utilizar férulas u otros accesorios que protejan la zona.

Consulta los artículos que tenemos disponibles en nuestra tienda y ayúdale a mejorar con rapidez. Cuidarle con cariño y paciencia es tan importante como saber actuar ante una fractura.

lesiones , , , , ,

Miositis en perros: principales causas, síntomas y tratamiento

La miositis en perros es una de las enfermedades caninas que más afecta a su calidad de vida. No sólo porque puede afectar a su capacidad de moverse y realizar su actividad diaria habitual. También porque se trata de una patología muy dolorosa que les limita mucho. Se trata de una inflamación de uno o varios músculos que puede  afectar a diferentes partes del cuerpo. Su origen puede ser múltiple, y puede deberse tanto a heridas y roturas musculares como a un sobreesfuerzo. Pero también a los efectos de la edad.

Sobre todo afecta a animales domésticos de pelo corto, como diversas razas de perro. Se puede dar a cualquier edad, aunque aparece con más frecuencia en perros adultos y de más edad. Hay tres tipos: eosinofílica, reumática y purulenta.

Causas y síntomas de la miositis en perros

La miositis en perros puede deberse a varios motivos. Entre ellas, a una rotura muscular o a un hematoma, tanto producto de un golpe o una caída como de una actividad física excesiva o un salto desde una altura elevada. Pero también puede aparecer tras soportar una carga excesiva sin que el animal esté preparado para ello.

A veces también se da como consecuencia de la hipotermia que puede sufrir un perro cuando se encuentra en un entorno en el que hace un frío excesivo y sin estar preparado para ello. Entonces, los músculos tienen problemas para moverse, puesto que el frío los paraliza, y aparece la inflamación.

Cuando aparece en un perro mayor, se trata simplemente de los efectos de la edad, que les producen dolores y achaques varios. O bien por parásitos que anidan en los músculos y otras zonas móviles del organismo del animal, y ocasionan desplazamientos y erosiones.

Evidentemente, uno de los principales síntomas de que un perro tiene miositis, además de la dificultad de desplazamiento si afecta a las patas o a la zona de las articulaciones y la columna, es el dolor. Los perros afectados tendrán tanto dolor que generalmente no querrán moverse (o no podrán hacerlo), y gemirán de dolor. También rechazarán que se toque la zona afectada, e incluso las caricias, aunque sean suaves.

El perro puede encontrarse mejor a primera hora de la mañana después de dormir, pero ya aparecerá cansado. Y el dolor irá aumentando a medida que pase el día. Es especialmente indicativo de la presencia de miositis el dolor en la zona de la pelvis o del hombro, dos de los puntos en los que primero se manifiesta esta dolencia.

Además, la miositis presenta otros síntomas adicionales. Entre ellos, las dificultades para posar una pata o varias, la posición curvada de la espalda del perro, etc. Todo unido a una tensión evidente en la zona del cuello, producto de los dolores y las dificultades para moverse, y a la hinchazón de la zona afectada. También puede aumentar la temperatura corporal, y aparecer sangre en la orina. Y como consecuencia de todo esto, llegan el decaimiento y la pérdida de apetito.

Tratamiento de la miositis en perros

Cuando la miositis se detecta pronto, y se trata de una forma leve, bastará llevar al animal al veterinario para que le ponga un tratamiento adecuado tras dar con la causa de la enfermedad. Por lo general, estará completamente restablecido en un par de semanas. Pero cuando se trata de una miositis grave o se aplaza su tratamiento, puede tardar más en curarse, y le pueden quedar secuelas.

Entre estas secuelas está el acortamiento de los músculos afectados, la atrofia muscular y la paralización de una o varias extremidades. En estos casos, además de un tratamiento para eliminar el dolor y tratar de reparar en la medida de lo posible el daño, el perro puede necesitar rehabilitación y diversos apoyos para poder desplazarse. Estos van desde un protector para las extremidades afectadas hasta una silla de ruedas adaptada para casos más graves que impliquen la parálisis de las patas traseras.

bienestar animal, patologias, tratamientos , , ,

Cómo cuidar de un perro discapacitado

Debido a los grandes avances veterinarios, hoy en día podemos encontrar diversas soluciones para los problemas de movilidad de los animales. Tanto si nuestro amigo ha sufrido una enfermedad como si consideramos adoptar, es posible cuidar de un perro discapacitado para que disfrute de una vida feliz.

Cuáles son las causas de la pérdida de la movilidad

Aunque hasta hace no demasiado tiempo no se valoraba la opción de cuidar de un perro discapacitado, en la actualidad se les da una oportunidad. Gracias al trabajo de quienes luchan por sus vidas, en el mercado podemos encontrar diferentes opciones para ayudarles a mejorar su calidad de vida.

Pero antes de pasar a las soluciones disponibles para cuidar de un perro discapacitado, vamos a ver las causas. En algunas ocasiones, la movilidad puede recuperarse progresivamente, pero en otras, la parálisis será definitiva.

  • Enfermedades o procesos degenerativos: algunas patologías como la artrosis canina de tipo severo, la displasia, las hernias o la mielopatía degenerativa, entre otras, afectan a las capacidades físicas de los perros.

  • Intervenciones: una intervención quirúrgica, una fractura o algunos accidentes reducen temporalmente la movilidad del animal. Será temporal o definitiva en función de la gravedad y los daños.

  • Parálisis: nacer con un defecto o sufrir una amputación ocasiona una parálisis permanente en el animal.

  • Problemas neurológicos: este tipo de problemas, así como los de columna y los traumas, suelen aparecer con la edad o el sobrepeso. La solución varía según la causa.

Así, podemos distinguir pues entre las parálisis permanentes y las temporales. Dependiendo de las causas, el tratamiento y las opciones para cuidar de un perro discapacitado cambiarán. Existen en el mercado diferentes sillas y arneses para ayudarles. Y también es conveniente utilizar la fisioterapia para acelerar la rehabilitación cuando esta sea posible.

Elementos para cuidar de un perro discapacitado

Cuidar de un perro discapacitado es ahora bastante sencillo dadas las opciones que tenemos a nuestro alcance. Aunque en el mercado hay diferentes modelos de sillas de ruedas y arneses, hay quienes prefieren construirlos ellos mismos.

Sillas de ruedas

Las sillas de ruedas para cuidar de un perro discapacitado suelen estar hechas en procesos industriales. Sin embargo, también existen modelos fabricados artesanalmente. En la actualidad, encontramos modelos hechos en 3D, que están adaptados a las medidas de nuestro amigo.

Asimismo, las sillas vienen adaptadas también para la falta de movilidad en las patas anteriores (poco comunes) y las posteriores. Y las hay con ruedas para la rehabilitación e integrales, si la movilidad es reducida.

Arneses

Los arneses también son utilizados para cuidar de un perro discapacitado. Están indicados para la pérdida de movilidad, para los paralíticos o cuando existe alguna discapacidad. Gracias a su diseño nos permiten soportar el peso de las patas traseras, delanteras o ambas.

Para una mayor comodidad al cuidar de un perro discapacitado, también hay variantes con sujeción en el viente. La gama de tipos de arneses es muy amplia y tendremos que buscar la que mejor se adapte.

En Ortocanis puedes encontrar distintos modelos que se adaptan a las diferentes patologías del perro. Si tienes dudas, puedes contactarnos y te ayudaremos a elegir el adecuado. También puedes leer la experiencia de otros compradores. Cuidar de un perro discapacitado es darle una oportunidad a la vida.

bienestar animal , , , , ,

Cómo detectar una enfermedad o problema en las patas del perro

Las patas de los perros son una de las zonas más vulnerables de los perros. Por un lado, están en contacto directo con el suelo y pueden sufrir heridas. También están expuestos a golpes o a pisar mal. Y por supuesto, pueden sufrir un problema en las patas, o lesiones por torceduras, malas pisadas, etc. O simplemente, por efecto de la edad.

Por lo tanto, conviene revisar cada cierto tiempo sus extremidades cuidadosamente. También hay que estar atentos ante cualquier cambio de comportamiento. Si, por ejemplo, un perro que es muy activo de repente se vuelve sedentario, o si cambia otros comportamientos, es necesario averiguar el porqué. Para ello, aparte de descartar otras patologías, es necesario revisar sus patas.

Cómo detectar un problema en las patas de un perro

A veces, si un perro tiene un problema en las patas es bastante evidente. De repente empiezan a cojear, o no quieren andar. O les da por lamerse insistentemente una pata. O por dar la sensación de que se la muerden. Entonces, está claro que algo les sucede.

Pero a veces, lo que les sucede no es tan evidente. Pueden estar molestos, pero no quedar claro dónde puede estar el problema. En ese caso, cuando el perro está cómodo, se puede realizar una inspección con cuidado de sus patas. En estos casos, hay que tener cuidado al hacerlo, para no hacerle daño.

Cómo examinar las patas de un perro

Para revisar las patas de un perro en busca de problemas o lesiones, lo más recomendable es comenzar por sus almohadillas. Debido a que están en contacto con el suelo, son algunas de las partes más susceptibles de tener problemas. Al andar, se le puede clavar algo al perro en ellas. O hacerse una herida pequeña, que a simple vista no se aprecia, pero que pueda derivar más adelante en un problema en las patas más serio. También puede tener las almohadillas agrietadas, o un quiste.

Tras revisar las almohadillas y la zona que las rodea, si no se aprecia ningún problema en ellas, hay que revisar las patas. Para ello, es necesario palpar con cuidado cada una de ellas. Se esta manera se podrán apreciar bultos extraños. También golpes que le puedan causar dolor. Si es así, el animal reaccionará cuando lo sienta, e intentará retirar la pata. De ahí lo de revisárselas con cuidado. Para evitar causarle más dolor.

Qué hacer cuando hay un problema en las patas

Siempre que se detecte que un perro tiene un problema en las patas hay que acudir al veterinario. Aunque sea una herida, porque si no cura bien o se infecta, puede degenerar en un problema mayor. Por lo tanto, es aconsejable consultar con un especialista. Y hacerlo, además, sin perder tiempo. Si esperas para acudir con el perro a una consulta, el problema puede agravarse.

El veterinario examinará al animal y decidirá el tratamiento más adecuado en cada caso. Desde una cura de una herida hasta una pequeña cirugía. También podrá indicar si es necesario proteger algún área de las patas afectadas. Por ejemplo, con un soporte para carpo. O, tras una cirugía, con una férula ortopédica. En cualquier caso, siempre deberás seguir las pautas que te indique el especialista.

 

bienestar animal, lesiones, patologias , , , ,

Fisioterapia para animales: acelera su rehabilitación

La fisioterapia para animales son un grupo de terapias y técnicas que nos ayudan a acelerar la rehabilitación de nuestros amigos. Recomendada para una amplia variedad de lesiones y patologías, se está convirtiendo en una gran aliada para la recuperación.

Qué es la fisioterapia para animales

Tal y como para los humanos, la fisioterapia para animales es una técnica que sirve tanto para la prevención de lesiones como para la rehabilitación de las mismas. Además, debido a la amplia variedad de opciones, es capaz de tratar diferentes patologías musculoesqueléticas.

Se ha demostrado que la fisioterapia en animales es capaz de curar diversas condiciones. Con la reducción del dolor, de la inflamación y de la hinchazón, el cuerpo se ve más preparado para volver a desarrollar la fuerza muscular y recuperar así la movilidad perdida. El proceso de recuperación se ve reducido cuando se utilizan estas terapias.

La fisioterapia para animales está dirigida a tres categorías diferentes. Por un lado, los animales de pequeño tamaño, como son los perros y los gatos. En segundo lugar, los animales de tamaño grande, como podrían ser los caballos. Por último, los animales exóticos, como aquellos que participan en circos o que viven encerrados en zoológicos, en los que su condición física se ve seriamente dañada.

Beneficios de la fisioterapia para animales

La fisioterapia para animales debe llevarse a cabo cuando un veterinario lo indica. Se trata de una terapia complementaria que necesita ser supervisada. Algunos de los beneficios que se obtienen con este tratamiento son los siguientes:

  • Mejora de la calidad de vida cuando se ha perdido movilidad por algún tipo de lesión o enfermedad degenerativa

  • Ralentización de los procesos que dañan y degeneran la musculatura y la estructura ósea del animal. Ayuda también a tratar los espasmos musculares

  • Aumento del rendimiento y mejora del tratamiento para las lesiones de tipo musculoesquelético

  • Mejora de la energía y la vitalidad

  • Reducción del dolor en los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones que han sufrido roturas y optimización de la reparación de las fracturas

Cómo son las sesiones de fisioterapia en animales

La fisioterapia en animales abarca diferentes tratamientos. La duración de estas sesiones está entre la hora y la hora y media en función de la técnica utilizada. Estas pueden ser pasivas o activas dependiendo del objetivo que tengamos.

Una de las técnicas utilizadas son los masajes. Además de la reducción de la tensión muscular y el dolor, se liberan endorfinas y se reduce el estrés. La fisioterapia en animales no solo mejora la condición física, sino que también ayuda al cuadro emocional.

La hidroterapia es también muy común para aquellos animales con problemas de articulaciones. Puesto que en el agua no cargamos con el peso del cuerpo, este tipo de fisioterapia para animales está indicado para aquellos cuya musculatura o estructura ósea está debilitada. La persona rehabilitadora se encargará de valorar la modalidad del nado, la intensidad y el tiempo.

La laserterapia o los ultrasonidos son también utilizados con mucha frecuencia para el tratamiento de patologías. La intensidad y la profundidad a la que se trabaje dependerá siempre del grado de la enfermedad y deberán siempre ser supervisados por un rehabilitador.

La fisioterapia para animales como parte de la rehabilitación puede mejorar considerablemente el proceso de recuperación de nuestro amigo. En nuestra tienda, puedes encontrar masajeadores y terapias de frío y calor que te ayudarán a conseguir estos objetivos.

bienestar animal, tratamientos , , , , , , ,

Cómo detectar y tratar la bursitis de codo en los perros

La bursitis de codo es una dolencia más frecuente de lo que pensamos en los perros. Sobre todo en los que tienen tamaño mediano o grande y pelaje corto. No es mas que una inflamación de la bolsa en la que se encuentra el líquido sinovial de ciertas articulaciones. En concreto, de las que tienen un hueco entre los huesos que unen. Es en él en el que se encuentra esta bolsa, que envuelve a las articulaciones. Casi todas las articulaciones del cuerpo de humanos y animales son de este tipo, como la rodilla o el codo. Y es en esta última en la que con más frecuencia se suele dar la bursitis de codo en los perros.

Bursitis de codo en perros: diagnóstico y tratamiento

La aparición de una bursitis en el codo de la pata de un perro de manera espontánea es bastante rara. Normalmente aparecerá tras un golpe fuerte en la zona. O bien tras un golpe ligero pero que se da el animal de manera continua. Cuando se produce, es bastante evidente que al animal le pasa algo. La articulación se empieza a inflamar y el animal tiene problemas para caminar y moverla. Además, comienza a tener dolores.

Lógicamente, cuanto antes se detecte, menos gravedad alcanzará. Para ello conviene explorar con cierta frecuencia las patas del perro y, ante cualquier bulto extraño en sus articulaciones, acudir a un veterinario. Este examinará al animal y le prescribirá el tratamiento más adecuado.

Este tratamiento será distinto en función de diversas variables. Entre ellas, del estado de la bursitis, así como de la presencia o no de ciertas complicaciones. Por ejemplo, de una infección asociada. Por lo general, bastará con poner un vendaje en la extremidad afectada. También puede aconsejar el uso de una órtesis de codo para reducirla.

En los casos en los que haya infección, se tratará además con antibióticos. Si está avanzada, es posible que haya que drenarla, para lo que se empleará una aguja fina. Y si se trata de una bursitis grave, será necesario realizar una intervención quirúrgica para reducirla.

¿Cómo evitar la aparición de la bursitis?

Para prevenir en la medida de lo posible la aparición de la bursitis, hay que evitar los golpes repetitivos. Contra los bruscos y fuertes poco se puede hacer, pero al menos se pueden intentar los otros. Por ejemplo, los que se puede dar cuando se tumba en el suelo. Para evitarlos, se puede colocar una superficie blanda donde el perro acostumbra a echarse.

Evidentemente, si se hace de manera repentina, el perro lo rechazará. Sobre todo si es adulto y no está acostumbrado. Por lo tanto, cuanto antes se empiece a acostumbrarle a dormir sobre un cojín de los que se utilizan como camas para perros, mejor. A ser posible, debe comenzarse cuando el perro es aún un cachorro. Así será más sencillo. Si no lo acepta, se puede probar colocando una alfombra suave donde acostumbre a echarse.

También es aconsejable evitar, en la medida de lo posible, que el perro se eche sobre el asfalto. También sobre la tierra si no hay hierba o césped sobre ella, puesto que al ser dura y presentar una superficie irregular, puede hacerle daño en los codos y desembocar en bursitis.

bienestar animal, lesiones, patologias, tratamientos , ,

Cómo fortalecer las articulaciones de un perro

El cuidado de la salud de nuestro amigo no empieza cuando está comienza a deteriorarse. A lo largo de toda su vida debemos tomar medidas para que en su última etapa pueda gozar de una buena salud. Para ello, os dejamos algunos consejos para fortalecer las articulaciones de un perro.

Qué son las articulaciones de un perro

Las articulaciones son una estructura que funciona como la unión de dos huesos. Estas se componen de diversas partes: la cápsula, el cartílago, la membrana sinovial, los tendones y los ligamentos, principalmente. Cada tipo de articulación varía con respecto a las demás.

Todas ellas son las que nos permiten la movilidad, por lo tanto, cuando comienzan a deteriorarse, se reduce el movimiento y se experimenta dolor. Su desgaste impide que puedan absorber el impacto al moverse. Por este motivo, es conveniente fortalecer las articulaciones de un perro desde que se encuentra sano. Así evitaremos que estas degeneren precipitadamente y causen malestar.

A continuación vamos a conocer algunos consejos que nos ayudarán a fortalecer las articulaciones. Siguiéndolos a lo largo de toda su vida, conseguiremos mejorar la calidad de esta. Como dice el dicho, siempre es mejor prevenir que curar.

Consejos para fortalecer las articulaciones de un perro

Con estos sencillos pero efectivos consejos lograremos fortalecer las articulaciones de nuestro y perro y mejorar su salud en general. Empieza a ponerlos en práctica desde ya y no esperes a que sea demasiado tarde.

Controla el peso

El principal motivo por el que sufren las articulaciones es el exceso de peso. Esta sobrecarga las va debilitando y aumenta el dolor que se siente cuando estas se desgastan. Por tanto, para fortalecer las articulaciones de un perro, debemos controlar su alimentación.

Como sucede con los humanos, el metabolismo se va ralentizando con la edad, por lo que según avanza esta, debemos reducir el aporte calórico. Si estamos acostumbrados a darle también de nuestra comida, hay que tener en cuenta que aunque sea un capricho, también aumenta las calorías totales que ingiere.

Mejora su alimentación

Aunque los preparados de pienso contienen todos los nutrientes necesarios, a veces es conveniente tomar complementos que nos ayuden a fortalecer las articulaciones. Especialmente cuando se trata de perros de avanzada edad o susceptibles de sufrir este tipo de patologías.

La L-carnitina y los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 son muy importantes para fortalecer las articulaciones desde dentro. Los alimentos ricos en proteínas, como la carne o el pescado, ayudan a nutrir el colágeno que se encuentra en el interior de aquellas.

En lo referente a los aceites, el de coco, de semillas de linaza o el de Krill son muy buenos para fortalecer las articulaciones. Consulta con tu veterinario o en tu tienda de animales si tienes dudas sobre qué alimentos elegir.

Realiza ejercicios con frecuencia

El hecho de que los perros estén domesticados y habituados a vivir en casas, no significa que puedan tener una vida sedentaria como muchas personas. Los animales necesitan pasear varias veces al día y realizar actividades como correr y jugar. No solo se sentirán felices, sino que también ayudará a fortalecer las articulaciones.

Si mantenemos a nuestro perro en forma desde joven, sus músculos serán más fuertes y podrán soportar mejor las articulaciones. Cuando su edad sea más avanzada, su nivel de actividad será más suave, pero también disfrutará corriendo. Recuerda que fortalecer las articulaciones nos ahorrará muchos problemas futuros.

Con estos sencillos consejos podemos marcar una importante diferencia en la salud de un animal. Fortalecer las articulaciones de nuestro perro es prácticamente una obligación como dueños. Además, las horas de juego mejorarán el vínculo entre ambos.

bienestar animal , , , , ,

Cómo prevenir problemas en las patas del perro

Uno de los puntos más delicados para la salud de un perro son sus patas. La presencia de lesiones en ellas no sólo les dificultará el movimiento. También pueden incidir en su salud a la largo. Por lo tanto, es necesario cuidar las extremidades caninas para evitar y prevenir, en la medida de lo posible, los principales problemas en las patas del perro. Bastará con seguir unas sencillas pautas.

Algunos enemigos de las patas del perro

Además de los golpes ocasionales que pueden ocasionar lesiones a los perros en las patas, hay varios enemigos que van minando su salud. Uno de ellos es la edad. Tal como les pasa a los humanos, a medida que los perros van cumpliendo años su salud de va resintiendo. Cuando un perro ya tiene unos años, sus articulaciones van resintiéndose. Ya no son tan elásticas ni fuertes como antes. Por lo tanto habrá que vigilarlas con cuidado.

Para ello, conviene palpar sus patas con atención cada cierto tiempo, y comprobar que no tienen puntos donde tengan dolores. También hay que vigilar que caminen bien. Y ante la más mínima duda, acudir al veterinario. De esta manera, si el perro tiene una lesión en sus patas o en sus caderas, se puede diagnosticar en una fase temprana y tratar adecuadamente para mejorar la calidad de vida del animal.

Otro de los enemigos de las patas del perro es el sobrepeso. Si ya se combina con la edad, el sufrimiento que ambos factores provocan en las patas del perro puede ser bastante grande. Por suerte, se puede evitar y controlar mejor que los efectos de la edad. Basta con cuidar que el animal haga ejercicio suficiente y adecuado a su edad y estado. Y si aun así tiene tendencia a engordar más de lo debido, es recomendable cuidar su alimentación y cambiarla si es necesario. Así se evitarán daños a sus patas por culpa de un exceso de kilos.

Cómo cuidar las patas de los perros

En el cuidado de las patas de los perros no hay que descuidar ninguna de sus partes. Algo que en principio puede parecer tan poco importante como las almohadillas sobre las que se apoya tienen que estar siempre lo más cuidadas posible. Así, hay que recortar periódicamente el pelo que aparezca en ellas. También hay que procurar que permanezcan limpias para evitar lesiones.

Tampoco hay que olvidarse de las uñas de los perros, que también necesitan una “manicura” de vez en cuando. En estos casos, lo mejor es llevarle al veterinario para ver qué tipo de cuidados necesitan o a un establecimiento especializado para que se las recorten y limen. Si te atreves, puedes hacerte con un cortauñas específico para perros, sobre los que puedes preguntar la veterinario, y cortárselas tú mismo.

También hay que procurar evitar que el animal camine sobre superficies muy frías, como el hielo, sin protección. Por tanto, si lo llevas a la nieve, algo que para muchas razas originarias de climas fríos es un placer, debes proteger sus patas con botas especiales. O bien, si tu perro no las tolera, aplicar cera protectora en sus almohadillas. Y tras la salida a la nieve, revisa sus almohadillas para evitar que se quede hielo pegado en ellas. Lo mismo sucede con el calor, por lo que hay que evitar que camine en verano sobre superficies muy calientes, como la arena de la playa.

bienestar animal , , , ,

Los principales consejos para el cuidado de perros senior

Cuando un perro se va haciendo mayor, sus necesidades van cambiando. También los cuidados que debemos prestarles para que su vida siga siendo plena y de calidad cuando se convierten en perros senior. Por eso, a partir de cierta edad, pueden empezar los achaques. Y antes de lo que piensas. Por lo general, cada año de vida de un perro equivale a siete de un humano. Así que no pasa mucho tiempo hasta que un perro entra en la edad madura. Eso sí, antes de nada, hay que saber cuándo un perro puede considerarse senior.

Perros senior: ¿a qué edad pasan a serlo?

En general, se puede considerar que un perro se senior durante el último cuarto de su vida. Además, los perros pequeños y medianos se convierte en senior más tarde que los de gran tamaño. Por lo general, las razas más grandes pasan a ser perros senior hacia los siete u ocho años. En ocasiones, un año antes. Todo depende de su tamaño, porque cuanto más grande es la raza del animal, antes se le considerará senior.

Mientras, los perros de razas más pequeñas empiezan a considerarse senior hacia los 9 o 10 años, y su esperanza de vida también es mayor conforme se trate de razas más pequeñas.

Qué distingue a un perro senior

Antes de nada, un perro senior no es en ningún caso sinónimo de un perro enfermo. Más bien se tratará de un perro que ha entrado en la madurez. Por lo tanto, cuenta con no pocas ventajas. Es un animal con cierta experiencia. En general, ya está enseñado y es más tranquilo que los cachorros y perros jóvenes.

Eso sí, esto no quiere decir que se haya convertido en un animal que no realiza actividades. Únicamente implica que no será tan amante de las aventuras como antes, y que empieza a gustarle seguir unas ciertas rutinas.

Qué cuidados dar a los perros senior

Con la madurez de un perro empiezan a aparecer los primeros achaques. También se hace necesario comenzar a controlar su salud con más cuidado. Así, será conveniente llevarle cada cierto tiempo al veterinario para que le haga un chequeo. Es la mejor manera para controlar los problemas que puedan aparecer en su dentadura, en su pelaje, su visión, etc. También para detectar las enfermedades asociadas al desgaste que provoca la edad.

Por otro lado, hay que cuidar su alimentación para evitar el sobrepeso, que aumenta en los perros senior debido a la reducción de actividad física asociada a la edad. Los perros senior que están pasados de kilos pueden sufrir varios achaques en las articulaciones con más frecuencia. En estos casos, las rodillas del perro pueden sufrir las consecuencias. Esto, añadido a que con la madurez las articulaciones de los animales pueden inflamarse y aparecer la artrosis, pueden provocarles problemas para caminar y dolores.

A pesar de todos los controles de peso y médicos, hay ocasiones en que no se puede evitar que aparezca la artrosis. En este caso, además de seguir los tratamientos recomendados por el veterinario, puedes ayudar a que se sienta mejor con un protector para la rodilla de sus extremidades afectadas. O si la artrosis afecta a sus caderas, con un arnés especial para ellas. Con él tendrá más estabilidad a la hora de desplazarse.

bienestar animal , , ,

Problemas de rodillas más comunes

Aunque son mucho menos visibles que las nuestras, los perros también tienen rodillas. Y como nosotros, también experimentan dolor y sufren lesiones en ellas con frecuencia. Por si no estás familiarizado, vamos a hablar de los problemas de rodillas más comunes.

Problemas de rodillas más comunes

Los problemas de rodillas más frecuentes

Las causas por las que aparecen los problemas de rodillas pueden ser varias. Por ejemplo, una lesión o una condición propia de estas. La dificultad para identificarlos es que al andar a cuatro patas, sufrir cojera en una de ellas no le impide seguir avanzando.

Es por este motivo que debemos prestar atención con regularidad a nuestro perro. Detectar las patologías con rapidez nos ayudará a ponerles tratamiento y evitar que el daño pueda ir a más, llegando a producir lesiones irreparables.

Los problemas de rodillas que más comúnmente aparecen en los perros son las roturas de los ligamentos cruzados y la luxación en la rótula. En las razas de pequeño tamaño suele darse esta última, mientras que las lesiones en los ligamentos aparecen más en los de gran tamaño, especialmente si padecen de sobrepeso.

Otros problemas de rodillas que también pueden aparecer son las lesiones en el menisco o los desgarros en el ligamento. Estas podemos encontrarlas en perros de cualquier tamaño, ya que se deben con frecuencia a golpes o a movimientos bruscos. La articulación de la rodilla es bastante inestable en comparación con otras partes del cuerpo.

Síntomas de los problemas de rodillas

Cada perro podrá mostrar una sintomatología diferente, pero a grandes rasgos, los más comunes son los que a continuación detallamos:

  • Avanza con la pierna levantada y no es capaz de apoyarla y cargarle peso

  • Cojea con la pierna que está afectada

  • Aparición de dolor de forma repentina mientras juega o realiza ejercicios

  • Inflamación en la rodilla

Si observamos que nuestro perro parece tener problemas de rodillas, conviene acudir al veterinario para que le realicen un diagnóstico completo.

Cómo tratar los problemas de rodillas

Dependiendo de los problemas de rodillas que se padezcan, el tratamiento variará. Si la lesión consiste en un desplazamiento de la rótula, esta podrá colocarse en su sitio empujándola. No obstante, es el veterinario quien debe hacerlo. Si se trata de una luxación grave, es posible que se necesite cirugía.

Los problemas de rodillas por desgarros o roturas en los ligamentos suelen implicar cirugía en la mayoría de los casos. En función de la gravedad y la edad del perro, el reposo puede bastar. Puesto que se trata de lesiones dolorosas, habrá que dar analgésicos para calmar el dolor y la inflamación.

Si ha habido inmovilidad o cirugía, será necesaria también la rehabilitación para la recuperación progresiva de la fuerza muscular y la movilidad. Es posible también que necesitemos algún vendaje especial.

En Ortocanis disponemos de una amplia gama de productos orientados al bienestar de los animales y su recuperación de lesiones o patologías.

patologias, veterinaria , , , , ,