¿Cómo funcionan los implantes de oro?

Los implantes de oro podrían ayudar en problemas de artrosis en el perro

Implantes de oro en perrosLa utilización de implantes de oro para corregir problemas de dolor articular es una técnica que fue introducida por primera vez en la década de los 70, en Estados Unidos, por el Dr. Grady Young y el Dr. Terry Durkes. Inicialmente estos implantes fueron utilizados solamente para tratar la displasia de cadera y los ataques epilépticos. Hoy en día, es también utilizada para tratar muchas más patologías, principalmente articulares como la artrosis, ciertos tipos de parálisis, enfermedad de disco invertebral, fracturas que no consolidan… Pero también para tratar la incontinencia urinaria, asma, dermatitis alérgicas, granulomas de lamido o incontinencia fecal, entre otros.

Esta técnica se basa en la acupuntura, es decir, la medicina tradicional china, y consiste en la aplicación de pequeños fragmentos de oro de 24 quilates en áreas cercanas a puntos de dolor, permitiendo una estimulación continuada de la zona. Mientras que en la acupuntura tradicional se insertan agujas que actúan por un tiempo de unos 20-30 minutos, los implantes de oro, una vez insertados, se dejan en el cuerpo, hecho que permite ejercer dicho efecto a largo plazo.

El mecanismo por el que funcionan estos implantes se encuentra avalado por distintas publicaciones científicas. Principalmente, la literatura científica indica que su acción se explica por una estimulación constante a los puntos de acupuntura. Por otro lado, el mecanismo por el que funcionan es el siguiente: Cuando existe un punto de dolor en una articulación, se produce un aumento del PH en ésta (alcalosis), hecho que provoca un aumento en las cargas negativas, agravando más el dolor articular. Los implantes de oro permiten neutralizar este efecto, ya que son cargas positivas, consiguiendo así una mejora importante al reducir tanto el dolor como la inflamación.


implantes de oro para displasia de cadera en perrosLa principal indicación terapéutica de los implantes de oro es el tratamiento de articulaciones dolorosas. Hoy en día, son muchos los perros que padecen problemas articulares y artrosis. Son muchos también los tratamientos que conocemos, desde quirúrgicos a farmacológicos. Sin lugar a duda, todos ellos pueden serles de gran ayuda, a pesar de que muchas veces la solución quirúrgica implica un duro post-operatorio, o no siempre es factible. En cuanto a los fármacos, éstos suelen ser temporales, ya que les alivian el dolor pero tienen graves efectos secundarios. Por ello, los antiinflamatorios naturales y los condroprotectores son muchas veces una buena opción. En este contexto, los implantes de oro son una alternativa bastante novedosa. Estos, juntamente con otras ayudas como los protectores articulares, son una buena forma de hacer frente a los problemas de artrosis de nuestros compañeros cuando no nos podemos plantear una solución quirúrgica, o cuando simplemente ésta no está indicada. En cuanto a la colocación de los implantes, nuestro perro deberá en primer lugar someterse a un examen clínico completo, en el que se establecerá el diagnóstico. Los implantes se colocarán estando el animal bajo sedación profunda. Una vez colocados los implantes, no se requiere de ningún tratamiento post-operatorio. Se recomienda, eso sí, limitar el ejercicio durante dos semanas.

En un estudio realizado en la Escuela Noruega de Ciencias Veterinarias (T.Jaeger, 2007)*1 con 78 perros con displasia de cadera que presentaban dolor y pérdida de función articular debidas a la artrosis generada por la displasia en la articulación, se dividieron estos perros en dos grupos. En uno de ellos se insertaron implantes de oro, mientras que el otro fue el grupo control al que no se les colocaron. Al cabo de seis meses, se evaluaron los dos grupos, y los resultados fueron que los perros a los se colocaron implantes tenían menos dolor y habían mejorado la funcionalidad de la articulación, consiguiendo una mayor movilidad. Sin embargo, tal y como explica Lollie Campbell*2, estos implantes no corrigen la displasia y incluso se muestra un mayor grado de calcificación alrededor de la cadera. Sin embargo, permiten mejorar la calidad de vida al reducir el dolor, hecho posiblemente debido a la respuesta inflamatoria que se genera alrededor de los implantes. Además, esta técnica tiene pocos efectos secundarios graves a largo plazo.  El principal riesgo se presenta unos días después de la colocación de los implantes, e incluye dolor y cojera. Durante la colocación, el principal riesgo es el derrame de líquido sinovial o sangre desde el punto de inserción. Sin embargo, las complicaciones o efectos secundarios son muy reducidos, y es un método muy seguro y fácil de realizar. Es pues, junto con los protectores articulares o las sillas de ruedas, una medida que podríamos considerar para aliviar la artrosis y el dolor articular en nuestros perros.

 

*1 Gry T. Jaeger, Stig Larsen, Nils Soli and Lars Moe. “Two years follow-up study of the pain-relieving effect of gold bead implantation in dogs with hip-joint arthritis. 2007. Acta Veterinaria Scandinavica. 49:9

*2Lollie Campbell. Los implantes de oro mejoran el dolor en perros con displasia de cadera. Argos 01/07/2009.

 

Clara Castells Urgell

Veterinaria de Ortocanis

Ayudas para displasia de cadera y artrosis en perros