4.7
( Sobre 5 )

Guía veterinaria completa de la displasia de cadera

¿Qué es la displasia de cadera?

Es una alteración en la articulación de la cadera debido a una incongruencia entre la pelvis y la cabeza del fémur. 

Displasia cadera significadoEl acetábulo de la pelvis estará deformado, por lo que la cabeza del fémur “bailará” dentro de ella. Esto producirá estrés, rozamientos e inflamación, derivando en dolor, osteoartrosis y debilidad. El perro entonces disminuirá su actividad, perdiendo masa muscular, necesaria para estabilizar la articulación, empeorando el problema.

Factores de riesgo

Es una patología más frecuente en perros de talla grande y hay razas más predispuestas, como el Pastor Alemán o el Labrador Retriever (ver tablas de prevalencia según la raza)

Tiene un fuerte componente genético (pasa de padres a hijos), pero la aparición y gravedad de sus síntomas depende mucho de las condiciones de vida del animal (factores ambientales). El factor ambiental más importante es la velocidad de crecimiento: los animales de raza grande que crecen demasiado rápido (normalmente por un aporte excesivo de comida), tienen un crecimiento desigual de huesos, tendones y músculos, que además tendrán que soportar más peso del normal cuando aún no están plenamente desarrollados: las articulaciones se deformarán o no se formarán correctamente. El ejercicio excesivo y de alto impacto (por ejemplo, saltos, escaleras,...) durante el crecimiento es otro factor de riesgo.

Síntomas

Los signos de alerta suelen aparecer a partir de los 5 o 6 meses (algunas veces lo vemos antes). Podemos ver que el perro: se sienta mal (estira una de las extremidades), carga menos peso en las patas de atrás e incluso pueden tener dificultades para mantenerse en pie. Puede tener dolor después de un ejercicio intenso o resbalar con frecuencia. También podemos observar cambios de humor a causa del dolor. También es muy frecuente que ande con un movimiento de balanceo de las caderas o que corran “como un conejo”, saltando con las extremidades posteriores. A veces los síntomas pueden desaparecer o disminuir al finalizar el crecimento, quedando sólo el balanceo de las caderas al andar.

Diagnósticoradiografía displasia

El diagnóstico se hace mediante radiografía. Suele ser bajo sedación, ya que se debe hacer con las caderas en extensión y esto podría causar molestias al animal y mala calidad de la imagen por el movimiento. Se considera que para poder descartar al 100% una displasia de cadera la radiografía debe ser realizada a partir del año de edad. Para confirmarla normalmente no se requiere tanto tiempo.

La “gravedad” de la radiografía no siempre se corresponderá con la gravedad de los síntomas, ya que lo que producirá el dolor en mayor medida será la sinovitis (inflamación de la articulación) y no la deformación articular en si. Así, vemos perros con una radiografía que muestra grandes alteraciones y con apenas síntomas y al revés.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento curativo para la displasia de cadera. Se suele recurrir a una combinación de actuaciones que nos permiten mejorar en gran medida la calidad de vida del animal:

Mantener un peso óptimo: es quizás la actuación más importante. Cuanto menos peso deba soportar la articulación, menos dolor habrá y menos artrosis se generará. Además, se ha demostrado que un exceso de grasa corporal induce al cuerpo a mantener un estado inflamatorio crónico, empeorando en cuadro en gran medida. La situación ideal sería mantener al perro delgado, pero con una masa muscular adecuada. Es por ello que nos debemos asegurar que el perro continúe teniendo actividad física regular.

Técnicas quirúrgicas: escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, prótesis de titanio, escisión de la cabeza femoral,... no se consideran curativas, pero pueden ser de gran ayuda para devolverle a la articulación su forma anatómicamente correcta. Consulte con su veterinario.

Uso de antiinflamatorios: en períodos en que el dolor es importante, recurriremos a Antiinflamatorios No Esteroideos (AINEs), como el meloxicam o el firocoxib. Como la mayoría de medicamentos tienen algunos efectos indeseables, como malestar gástrico e intestinal y están contraindicados en casos de enfermedad grave en hígado o riñones. NOTA IMPORTANTE: Nunca utilizar antiinflamatorios de uso humano en perros, ya que éstos pueden acarrear graves efectos sobre su salud. También existen antiinflamatorios naturales que, a su justa dosis, no tienen efectos secundarios conocidos. Es el caso de la Garra del Diablo o los ácidos grasos Omega 3. Si bien su efecto no es tan potente como los anteriores, administrados de manera crónica, ayudan mucho en casos leves y nos permiten bajar la dosis de los AINEs en los casos más graves.

Uso de protectores articulares: a largo plazo, el uso de condroprotectores, permitirá enlentecer la progresión de la artrosis y disminuir el uso de AINEs. No conllevan efectos indeseables para el animal y se pueden usar en perros de avanzada edad, cachorros en aquellos con otras patologías graves.

Soporte de cadera canino

Productos ortopédicos: como son los soportes de cadera. Ayudan a estabilizar la articulación y aportan calor a la zona, reduciendo así la progresión de la artrosis y el dolor. Recomendados para casos leves-moderados. Se pueden llevar durante gran parte del día y mejoran mucho la movilidad del animal. También existen arneses de soporte para ayudar al perro a soportar parte de su peso.

Fisioterapia: Se puede usar electroestimulación, ultrasonidos, láser, masajes, cinesiterapia pasiva (movimientos de la articulación ayudado por el fisioterapeuta), estiramientos, hidroterapia en cinta subacuática y ejercicios de bajo impacto. Con todo ello buscamos aliviar el dolor, fortalecer los músculos de las extremidades posteriores y aumentar la flexibilidad de la cadera. Aquí tienes un listado de centros de rehabilitación en España.

Colchones especiales: el descanso del animal es muy importante, ya que la displasia de cadera y la artrosis se acentúa “en frío”, es decir, cuando el perro lleva tiempo sin moverse y vuelve a la actividad. Debemos usar camas ortopédicas que eviten que el perro cargue todo su peso en las partes salientes del cuerpo (articulaciones). Existen colchones de viscoelástico troceado que permiten una distribución homogénea del peso evitando puntos de presión el cuerpo del animal.

Calor: el calor, ya sea en forma de mantas, abrigos o tratamientos con Infrarrojos reduce el dolor de forma significativa y acelera la recuperación. También debemos guarecer al perro de la humedad.

silla de ruedas para displasia de caderaSillas de ruedas: en los casos en los que el animal tiene dificultades para levantarse o para hacer una actividad normal, las sillas de ruedas o carritos pueden devolverle la autonomía. Las sillas permiten no abandonar la actividad ya que el perro puede seguir moviendo libremente los miembros posteriores, pero sin apoyar todo su peso en ellas. Vuelven a ser capaces de andar, correr, hacer sus necesidades e incluso de bajar escaleras.  

Prevención

Es especialmente importante durante el crecimiento del animal. Así, aunque esté predispuesto genéticamente, podemos ayudar a minimizar el desarrollo de la enfermedad. El factor más importante es la velocidad de crecimiento. Ésta debe ser constante, sin picos. Existen tablas de crecimiento que nos pueden ayudar a hacer el seguimiento del peso, teniendo en cuenta que las curvas serán diferentes en función del peso adulto que vaya a tener el animal. En función de eso, variaremos la ingesta de alimento, adecuándola a cada individuo. Es muy importante proporcionar un pienso adecuado a su talla, sobretodo en perros de raza grande/gigante, ya que los piensos normales aportan un exceso de calorías. El segundo factor es el ejercicio. Éste deberá ser suave, regular y de bajo impacto. Deberemos limitar los saltos y las escaleras. La mejor superficie para caminar es la arena compacta de los parques y bosques, debemos evitar largas caminatas sobre asfalto o arena de playa, ya que “cargan” mucho las articulaciones. La natación moderada ayuda a hacer ejercicio con menos impacto articular y a hacer movimientos más amplios de las articulaciones, aportando flexibilidad.. Un diagnóstico precoz es importante para poder empezar a tratar cuanto antes mejor. En razas predispuestas o si vemos la aparición de los síntomas explicados anteriormente deberíamos consultar con el veterinario. El uso de condroprotectores (también llamados protectores articulares o “cartílago de tiburón”) está altamente recomendado en animales en crecimiento que presenten o puedan presentar displasia de cadera en un futuro. Son complementos nutricionales sin efectos indeseables que se pueden administrar desde cortas edades. Si bien no previenen la displasia de cadera en si, sí que previenen la aparición de artrosis, que al final es la que acaba inflamando la cápsula articular y provocando dolor y debilidad. Los condroprotectores más comunes son a base de Condroitin sulfato y Glucosamina. Los más avanzados contienen estas moléculas “cortadas” para maximizar su absorción intestinal y aumentar así su llegada a los cartílagos, donde tendrán su efecto.

        

 Laura Pérez Vila

 Veterinaria de Ortocanis

Ortocanis