Artrosis: alternativas a los antiinflamatorios tradicionales

La artrosis u osteoartritis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones en la que se produce un deterioro progresivo del cartílago articular.

Radiografía artrosisSu causa primera es el estrés mecánico (es decir, el exceso de “rozamiento”), por lo que es frecuente en animales de edad avanzada o en aquellos que anteriormente han sufrido otras patologías articulares como, por ejemplo, displasia de cadera.

Es una enfermedad muy frecuente. En perros se considera que el 20% de los mayores de un año tienen enfermedad degenerativa articular en mayor o menor grado. El 90% de los gatos mayores de 12 años tienen evidencia de osteoartritis en radiografías.

Los síntomas se agravan en animales grandes, con sobrepeso o muy activos. Algunas enfermedades que afectan al colágeno también pueden suponer un factor de riesgo, como por ejemplo: Enfermedad de Cushing, Diabetes Mellitus e hipotiroidismo.

¿Hay alternativas a los antiinflamatorios tradicionales?

El tratamiento más frecuente para el control del dolor y la inflamación es el uso de Antiinflamatorios No Esteroideos (AINEs o NSAIDs, en inglés). Dentro de este grupo encontramos, por ejemplo, el meloxicam, el firocoxib, el robenacoxib o el carprofeno, entre otros. Si bien son medicamentos muy evolucionados y testados, no están exentos de efectos indeseables, especialmente a nivel gastrointestinal y renal.

Bolsas de frío o calorExisten compuestos y terapias que nos pueden ayudar, bien a disminuir la dosis necesaria de AINES (y, por tanto, sus efectos adversos), bien a poderlos sustituir evitando así su uso crónico. Éstas son nuestras recomendaciones:


Crioterapia: aplicación de frío. Se consigue una disminución del flujo sanguíneo y de la inflamación. Muy recomendable en lesiones recientes o muy agudas, donde la inflamación es importante.

Calor superficial: obtenemos el efecto contrario, un aumento del flujo sanguíneo. Esto permite una mayor recuperación del tejido. Muy recomendable en problemas crónicos. No usar si hay inflamación importante.

Pack TENS perros. Electroterapia DomésticaEstimulación eléctrica: también llamado TENS. Aumentan la resistencia muscular y disminuyen el edema y el dolor. Esta técnica ha evolucionado mucho últimamente, tanto en humanos como en animales, hasta el punto de que ya es posible que el propietario lo haga él mismo en su propio domicilio a un precio muy razonable. 

Fisioterapia: debe ser dirigida por profesionales. Con una serie de ejercicios controlados se consigue mejorar la función articular y disminuir el dolor. Aquí tienes una lista de los centros que ofrecen este servicio en España.

Antiinflamatorios naturales: como por ejemplo, los que son a base de la Garra del Diablo. Sus efectos antiinflamatorio y analgésico son muy buenos y tiene muy pocas contraindicaciones. Se puede usar en tratamientos crónicos.

Condroprotectores: son suplementos alimentarios. Elaborados
a base de Condroitin Sulfato y Glucosamina. Mejoran la salud del cartílago y del líquido sinovial. No tienen efectos adversos conocidos y sirven tanto para prevenir como Condroprotector perro USApara frenar la osteoartritis.

Ácidos grasos poliinsaturados Omega-3: tienen una acción antiinflamatoria totalmente probada.

Modificaciones ambientales: se recomienda un ambiente seco, caliente y cubierto para el descanso del animal. Debemos evitar que suban escaleras y que anden por suelos resbaladizos. Para ello podemos usar rampas y botas antideslizantes para perro. El ejercicio debe ser suave y, sobretodo, constante. Es también de vital importancia mantener al animal en un peso óptimo para así minimizar la presión sobre las articulaciones.

Laura Pérez - Veterinaria de Ortocanis

ortocanis.com