Las lesiones pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. Cuanto más activo sea, mayores serán las posibilidades de lesionarse.

Es especialmente cierto cuando se trata de perros. Los perros son animales naturalmente activos y necesitan correr y hacer mucho ejercicio. No solo corren, sino que también les encanta saltar al interior y al aire libre.

Su naturaleza los hace hacer esto muchas veces sin ser cautelosos. Hace que los perros sean más propensos a las lesiones, incluso tan graves como las fracturas y los huesos rotos.

El uso de un yeso es un método popular para curar una lesión, como una fractura. Este artículo explica hechos importantes sobre el uso de yeso para perros.

¿Qué es escayolar?

Un yeso es un tipo de vendaje duro que envuelve las extremidades que se han fracturado o lesionado de alguna forma. Los perros son animales muy activos que corren y saltan casi a diario. Por lo tanto, corren un alto riesgo de lesionarse y fracturarse los huesos.

Los accidentes, las caídas y los traumatismos pueden provocar lesiones que requieren un yeso en un perro. Las extremidades son el área más común que se fractura en los perros y requieren yeso.

A veces, un yeso no resulta ser suficiente para la curación. En caídas severas y accidentes traumáticos, los perros podrían incluso romperse una pierna. Incluso podría conducir al requisito de cirugía.

Datos importantes sobre el uso de yeso para perros

Los yesos se encuentran en estrecho contacto con la piel del perro y son un método utilizado para tratar la inmovilización externa. Consta de varias capas de yeso y acolchado.

Los materiales utilizados en un molde incluyen fibra de vidrio, algodón-poliéster impregnado de poliuretano o termoplásticos.

Algunas fracturas en perros son generalmente visibles de inmediato. Así que puedes llevar a tu perro al veterinario para escayolarlo.

Otras fracturas no son tan obvias y pueden pasarse por alto durante unos días hasta que vea a su perro cojeando.

Un veterinario debe examinar la lesión usando una radiografía para determinar si un yeso es suficiente o si requiere cirugía.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, su veterinario puede requerir placas o alfileres para mantener los huesos en su lugar. Una vez que las placas están en su lugar e inmovilizadas, los huesos sanarán alrededor de las partes de acero. Su veterinario puede recomendar un yeso para mantener los huesos inmovilizados.

Si la lesión de su perro es más grave y requiere cirugía, el veterinario podría usar anestesia para restablecer los huesos.

Procedimiento de fundición

La fundición se realiza utilizando una técnica aséptica, lo que significa que el método está diseñado para evitar la contaminación por microorganismos. Por lo tanto, su perro podría incluso ser anestesiado, y el área afectada puede afeitarse antes del procedimiento.

Aquí está el procedimiento paso a paso seguido para el yeso en una fractura de pata delantera.

  1. Coloque al perro en una posición de recostado lateral (recosta lateral) con la extremidad lesionada hacia abajo.
  2. Aplique cinta adhesiva en las áreas ventral y dorsal del pie mientras se crea un estribo. En este punto, la pata del perro debe elevarse para proporcionar apoyo mientras se realiza el procedimiento de lanzamiento.
  3. A veces, se puede requerir la aplicación de un vendaje en forma de calcetín.
  4. Aplique varias capas de acolchado a la pierna elevada. El acolchado consiste en capas que se enrollan firmemente alrededor de la pierna.
  5. Despliegue varias capas de material fundido alrededor de la pierna, desde los aspectos distales hasta los proximales de las extremidades, superponiéndose en cada cerco.
  6. Coloque yeso húmedo sobre el material de fundición para obtener la forma de la pierna.
  7. Gire el acolchado visible en ambos extremos hacia abajo y pegue con cinta adhesiva sobre el estribo.
  8. El yeso tardará varias horas en secarse, por lo que el perro puede tener que pasar la noche en el hospital.

Eficacia del casting en perros

 

El casting realizado por un profesional, como un veterinario, reparará permanentemente el esqueleto afectado. El yeso trata eficazmente la mayoría de las fracturas en perros, a excepción de algunas graves que requieren cirugía.

Una lesión con un yeso sanará el 97% de las veces sin complicaciones.

Un veterinario hará todo lo posible para tratar las lesiones poniéndose un yeso. Sin embargo, si no puede hacerlo, un veterinario no tiene más remedio que someterse a una cirugía. Por lo general, es el caso cuando hay roturas severas en múltiples ubicaciones.

Se coloca un yeso en el área afectada para la inmovilización completa. Un perro necesita un descanso adecuado para recuperarse con un efecto mínimo y ganar movilidad completa pronto.

Recuperación de casting en perros

 

Es posible que su perro tenga que pasar la noche en el hospital después de la configuración inicial del yeso según la recomendación del veterinario.

Debes cuidar bien a tu perro cuando se recupere en casa. Su perro necesita descansar y no poner demasiado peso y presión sobre las extremidades afectadas.

El veterinario proporcionará terapia farmacológica que consiste en medicamentos para el dolor para darle a su perro mientras se recupera en casa. También se pueden recetar antibióticos y medicamentos antiinflamatorios en caso de daño secundario como hinchazón o infección debido a una lesión.

El cuidado en el hogar representa aproximadamente el 50% de la recuperación. Dependiendo de la ubicación y la gravedad de la lesión, podría tomar entre cinco y doce semanas para una recuperación completa.

Es posible que tenga que llevar a su perro a revisar y cambiar los vendajes externos durante la recuperación. Su veterinario inspeccionará la lesión para ver si se está curando bien.

Su veterinario necesita volver a revisar la lesión de su perro después de la recuperación con radiografías adicionales para asegurarse de que se haya curado por completo.

Costo de fundición

 

El costo del casting depende de factores como el tipo, la gravedad y la ubicación de la lesión. También varía según si hay atención de emergencia o atención quirúrgica especializada.

Un simple elenco costaría menos de $ 400. Sin embargo, si la lesión implica cirugía, podría costar varios miles de dólares.

El promedio nacional de casting varía entre $ 1000 y $ 5000. Depende de la especialización del veterinario y de los procedimientos de atención de seguimiento.

Ir al veterinario puede costar aproximadamente $ 50 por visita. Las radiografías y las pruebas costarán entre $ 50 y $ 200 por visita. Además, los medicamentos y otros requisitos de atención de seguimiento costarán hasta $ 100.

Consideraciones sobre el casting

 

Una vez que se realiza el casting, la recuperación de su perro depende de qué tan bien lo cuide. Debe administrarle el medicamento según lo aconsejado por el veterinario.

El riesgo de usar un yeso es mayor en casa que en el veterinario. Debido a que su perro pasará más tiempo recuperándose en casa, su cuidado es de suma importancia.

Mientras esté en el veterinario, debe considerar sus consejos con respecto a las alternativas a la cirugía, como el uso de pasadores o placas de acero. Sin embargo, la cirugía a veces puede ser inevitable, por lo que tendrá que ir con lo que su veterinario recomienda.

También hay un método que hace el restablecimiento óseo usando un vendaje. Puede discutir todas estas alternativas en detalle con su veterinario.

Una vez que se realiza el procedimiento, debe cuidar bien a su perro en casa. La atención inadecuada puede representar un riesgo de las siguientes maneras.

  • Infección
  • Pérdida de circulación
  • Tejidos necróticos
  • Retraso en el tiempo de curación

Si todo está bien, su perro debe sanar bien dentro de varias semanas con dolores y molestias mínimos en el área afectada.

Cómo cuidar a un perro en un yeso

Cuidar bien de tu perro es esencial durante la recuperación. Un hecho esencial a tener en cuenta es nunca dejar que un yeso o vendaje se moje. Un yeso podría mojarse de los tazones de agua, la hierba mojada, la orina y la saliva.

Ferula para inmovilizar pata de perroUn yeso húmedo podría causar problemas cuando las bacterias comienzan a multiplicarse en él. Puedes cubrirlo con una bolsa de plástico para evitar que se moje cuando tu perro salga. Sin embargo, no lo conserve por más de 30 minutos.

Si el yeso se moja, puede secarlo con un secador de pelo. Asegúrese de no sobrecalentar las pieles debajo del yeso. Si está demasiado mojado, debe regresar y hacerse un nuevo apósito.

Siempre toque y sienta los dedos de los pies diariamente para verificar el calor y la sequedad. Haga esto cuando su perro esté ocupado con algo.

Tu perro debe responder cuando le aprietes los dedos de los pies. Si su perro no responde, es motivo de preocupación y debe llevarlo al veterinario.

Coloque un calcetín sobre el yeso para evitar que su perro lama el área. Su perro no lamerá el yeso cuando haya un calcetín en él. Asegúrese de que sea una cubierta que permita que el apósito «respire». Evite el uso de materiales plásticos o impermeables.

Esté atento a cualquier irritación en la parte superior del apósito. A veces, los yesos pegajosos y el frotamiento del apósito pueden causar reacciones alérgicas, que debe abordar con el veterinario.

Asegúrese de llevar a su mascota para los cambios de aderezo según sea necesario.

Prevención de casting en perros

 

La prevención de lesiones requiere que vigile a su perro en todo momento posible. Los perros pueden saltar o caerse y lesionarse tanto en interiores como en exteriores. Por lo tanto, es importante estar alerta en todo momento.

Tome nota de las áreas con escaleras, ya que existe un alto riesgo de que su perro se caiga. Cerca tu patio para asegurarte de que tu perro no corra a la carretera sin tu conocimiento. Los accidentes de tráfico también son una razón común para una lesión que requiere ponerse un yeso.

Manténgase alerta cuando lleve a su perro al aire libre a pasear o en una aventura como el senderismo, especialmente si es terco. 
para controlar a su perro y evitar que hagan algo que causaría una lesión.

Conclusión

 

Mantenga estos datos importantes en el casting para perros para garantizar una recuperación rápida y completa. Prevenir es mejor que curar, así que siempre vigile a su perro para prevenir lesiones que requieran el uso de un yeso para la curación.

Finalmente, cuide bien a su perro mientras está en recuperación para asegurarse de que tenga un dolor mínimo y que el área afectada esté completamente curada.

Preguntas Frecuentes

¿Cuánto tiempo debe usar un perro un yeso?

Un perro debe usar un yeso durante cinco a doce semanas, dependiendo de la gravedad y la naturaleza de la fractura.

¿Puede un perro caminar con un yeso?

Caminar está bien siempre y cuando su perro no corra o camine muy rápido. Asegúrese de mantener la fundición limpia en todo momento, especialmente cuando sale al aire libre.

¿Puede un perro recuperarse completamente de una pierna rota?

Sí. Un perro puede tardar hasta doce semanas en recuperarse completamente de una pierna rota.

Aparatos ortopédicos para perros

 

Si tu perro se está recuperando de una enfermedad que requiere de un vendaje, férula o cabestrillo , el cuidado adecuado es imprescindible para su recuperación. Es mucho más probable que ocurran complicaciones en perros que no reciben el cuidado y la supervisión adecuada.

Cuidar el vendaje de un perro

Las férulas, cabestrillos y vendajes pueden causar problemas graves en tu perro si:

  • Le hacen daño
  • Resbala con ellas
  • Se tuercen
  • Permanecen por mucho tiempo
  • Se mojan

Las férulas, cabestrillos y vendajes deben mantenerse secos y limpios en todo momento. Si se humedecen, mojan o ensucian, es necesario remediar esto tan pronto como sea posible.

Cuando el animal sale al aire libre, se puede aplicar un revestimiento impermeable temporal en la venda, cabestrillo o férula para mantenerlo seco. La cubierta debe ser utilizada solo en períodos breves (no más de 60 minutos en una vez) y se retirará inmediatamente al volver a casa.

Si la cubierta permanece puesta durante más de 60 minutos , la humedad puede acumularse en el interior del revestimiento, lo que haría que el vendaje se humedeciera.

En general se recomienda que los perros permanezcan en casa tanto como sea posible mientras tienen un vendaje y se están rehabilitando. Un vendaje mojado puede causar rápidamente una infección en la piel. Cambia la venda lo antes posible.

Comprueba los dedos de los pies y el tejido en la parte inferior de la venda o férula por lo menos una vez al día . Si observas algún hinchazón el vendaje puede estar demasiado apretado o desplazado y necesita ser revisado de inmediato por un veterinario y probablemente ser reemplazado. En vendajes o férulas el hinchazón puede aparecer como una extensión aparte de los dedos de los pies . Compara con el otro pié para detectar diferencias.

Si el vendaje o férula parecen haberse deslizado o torcido, huelen mal o se han dañado por mordiscos, tu perro necesita una nueva.

Debes monitorear la piel cerca de los bordes de la venda, cabestrillo o férula para ver si se producen rozaduras , enrojecimiento o sarpullidos. Si alguno de estos problemas aparece, lleva a tu perro al veterinario lo antes posible.

La restricción de la actividad es por lo general una parte importante del proceso de curación, mientras tenga un vendaje. Restringe significativamente la actividad del can a menos que el veterinario te indique lo contrario. Esto incluye mantener a tu perro con correa en las salidas, si es demasiado activo el vendaje puede perder su función.

Evita suelos resbaladizos mientras los vendajes de las piernas, pies, espalda, cadera, cuello u hombros están en uso.
Lo mejor para el animal es evitar jugar con otros perros o con niños durante la rehabilitación.
Es imperativo trabajar de cerca con tu veterinario durante este período. Es mucho más probable que ocurran complicaciones en animales domésticos que no son vigilados cuidadosamente.

Revisar los vendajes generalmente cada 48 horas, desde que se colocaron. Revisar las férulas y cabestrillos cada 1-2 días , dependiendo de las necesidades del paciente.

PUNTOS IMPORTANTES :

Usa los medicamentos según las prescripciones médicas.
Asegúrate de seguir todas las instrucciones de restricción de la actividad de tu veterinario.
Vigila cuidadosamente cualquier férula, cabestrillo, vendaje, o las instrucciones post- quirúrgicas (estas pueden ser las diferencias entre una recuperación exitosa y más problemas).
Vigila tu perro con cuidado y realiza revisiones según las indicaciones de tu veterinario.

Férulas ortopédicas para perro

Problemas de rodillas más comunes

Aunque son mucho menos visibles que las nuestras, los perros también tienen rodillas. Y como nosotros, también experimentan dolor y sufren lesiones en ellas con frecuencia. Por si no estás familiarizado, vamos a hablar de los problemas de rodillas más comunes.

Problemas de rodillas más comunes

Los problemas de rodillas más frecuentes

Las causas por las que aparecen los problemas de rodillas pueden ser varias. Por ejemplo, una lesión o una condición propia de estas. La dificultad para identificarlos es que al andar a cuatro patas, sufrir cojera en una de ellas no le impide seguir avanzando.

Es por este motivo que debemos prestar atención con regularidad a nuestro perro. Detectar las patologías con rapidez nos ayudará a ponerles tratamiento y evitar que el daño pueda ir a más, llegando a producir lesiones irreparables.

Los problemas de rodillas que más comúnmente aparecen en los perros son las roturas de los ligamentos cruzados y la luxación en la rótula. En las razas de pequeño tamaño suele darse esta última, mientras que las lesiones en los ligamentos aparecen más en los de gran tamaño, especialmente si padecen de sobrepeso.

Otros problemas de rodillas que también pueden aparecer son las lesiones en el menisco o los desgarros en el ligamento. Estas podemos encontrarlas en perros de cualquier tamaño, ya que se deben con frecuencia a golpes o a movimientos bruscos. La articulación de la rodilla es bastante inestable en comparación con otras partes del cuerpo.

Síntomas de los problemas de rodillas

Cada perro podrá mostrar una sintomatología diferente, pero a grandes rasgos, los más comunes son los que a continuación detallamos:

  • Avanza con la pierna levantada y no es capaz de apoyarla y cargarle peso

  • Cojea con la pierna que está afectada

  • Aparición de dolor de forma repentina mientras juega o realiza ejercicios

  • Inflamación en la rodilla

Si observamos que nuestro perro parece tener problemas de rodillas, conviene acudir al veterinario para que le realicen un diagnóstico completo.

Cómo tratar los problemas de rodillas

Dependiendo de los problemas de rodillas que se padezcan, el tratamiento variará. Si la lesión consiste en un desplazamiento de la rótula, esta podrá colocarse en su sitio empujándola. No obstante, es el veterinario quien debe hacerlo. Si se trata de una luxación grave, es posible que se necesite cirugía.

Los problemas de rodillas por desgarros o roturas en los ligamentos suelen implicar cirugía en la mayoría de los casos. En función de la gravedad y la edad del perro, el reposo puede bastar. Puesto que se trata de lesiones dolorosas, habrá que dar analgésicos para calmar el dolor y la inflamación.

Si ha habido inmovilidad o cirugía, será necesaria también la rehabilitación para la recuperación progresiva de la fuerza muscular y la movilidad. Es posible también que necesitemos algún vendaje especial.

En Ortocanis disponemos de una amplia gama de productos orientados al bienestar de los animales y su recuperación de lesiones o patologías.

Todo lo que necesitas saber sobre la rehabilitación para perros

Si tu mascota tiene una lesión y quieres acelerar su recuperación, tal vez te interese la rehabilitación para perros. Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre estos tratamientos.

No hay nada peor que ver a nuestro mejor amigo sufrir. Un perro lesionado está más inactivo que de costumbre. Se le nota el dolor en los movimientos, cómo quiere correr y saltar como siempre y la tristeza que le produce no poder hacerlo. En esos momentos, harías lo que fuera por ayudarlo a volver a estar sano. ¿Te has planteado la rehabilitación para perros?

Todo lo que necesitas saber sobre la rehabilitación para perros

¿En qué consiste la rehabilitación para perros?

Al igual que ocurre con los humanos, la rehabilitación para perros consiste en una serie de ejercicios y tratamientos coordinados con un profesional fisioterapeuta. Estos tratamientos están pensados para aliviar el dolor de la lesión, acelerar la recuperación y dar pautas y ejercicios para fortalecer la parte afectada para recuperar la normalidad. Hay varios tipos de terapia de rehabilitación para perros. Algunas son terapias de calor, masajes, ejercicios con equipamiento de pilates, con circuitos… ¿Te sorprende? Los tratamientos de rehabilitación para perros son muy parecidos a los de los humanos. Porque, al fin y al cabo, no somos tan distintos de nuestros amigos de cuatro patas.

¿Para qué sirve la rehabilitación para perros?

Tal vez te estés preguntando: «De acuerdo, eso suena bien, quiero que mi perro se recupere lo antes posible. Pero ¿de verdad funciona la rehabilitación para perros? ¿Qué puede ofrecerle un terapeuta a mi mascota?». Bien, debes saber que la rehabilitación para perros tiene muchos beneficios para tu mejor amigo.

  • Disminución del dolor. Gracias a los masajes y a terapias como la de calor, los músculos y huesos de los perros se alivian y se relajan. De esta forma, perros con males como una hernia discal u otras lesiones pueden empezar a fortalecer de nuevo sus partes dañadas gracias a una actividad que ya no será tan dolorosa.
  • Retraso de la atrofia. La inmovilidad de una lesión acaba causando otros problemas asociados, como la atrofia o el aumento de peso. Con la rehabilitación para perros mantendrás a tu mascota en movimiento y en forma. En cuanto esa lesión se le cure, estará listo para volver a correr.
  • Reeducación del movimiento. Algunas lesiones físicas o psíquicas dañan seriamente la movilidad de nuestras mascotas. La rehabilitación para perros puede activar los músculos dañados, recuperar el equilibrio y mejorar la coordinación. Incluso se han dado casos de perros con movilidad reducida por, por ejemplo, lesiones neurológicas que, con mucho trabajo y cariño de su dueño y el terapeuta, han podido volver a ser independientes y activos.

Como ves, son múltiples los beneficios de la rehabilitación para perros. Con la ayuda de un terapeuta profesional, podrás mejorar mucho la calidad de vida de tu mascota. No dejes que esa lesión le impida llevar una vida feliz y activa. Si tu perro está sufriendo las secuelas de una lesión, no lo dudes más. Contacta con un centro especializado en rehabilitación para perros y cuida de su salud desde hoy mismo.

Lesiones caninas más habituales

Los perros, por sus particularidades físicas y de movimiento, tienen más tendencia a desarrollar ciertas lesiones a lo largo de su vida. Sigue leyendo para estar prevenido sobre las lesiones caninas más habituales.

Los perros suelen y deben llevar una vida activa. El movimiento les ayuda a prevenir la obesidad, el sedentarismo y la depresión. Sin embargo, su actividad física y sus particularidades fisiológicas hacen que nuestros mejores amigos acaben desarrollando ciertas lesiones caninas con el paso del tiempo. La mejor manera de ayudarlos es estar prevenido sobre estas lesiones caninas y permanecer atentos para poder identificar las primeras señales de dolor o molestia de nuestras mascotas. Sigue leyendo para tener toda la información sobre lesiones caninas que puedas necesitar.

Lesiones caninas más habituales

Lesiones caninas más habituales

Aunque los perros tienen tendencia, por la genética de la raza a la que pertenecen, de sufrir más unas lesiones caninas que otras, hay ciertas partes especialmente propensas a acusar el daño de malas caídas, contusiones o los desgastes de la edad.

Lesiones de articulaciones

Las articulaciones de los perros están especialmente expuestas a las lesiones caninas. Una mala caída al saltar o un traumatismo (causado al chocar contra un obstáculo, al jugar con otro perro o por cuestiones más graves, como un atropello) pueden causar distintas lesiones caninas. Algunos ejemplos son las dislocaciones o roturas de huesos. Mención aparte merecen las lesiones caninas de cadera. Las caderas de los perros sufren especialmente con todos estos traumatismos. Pero, además, la edad desgasta gravemente las caderas de los perros, pudiendo causarles hernias discales muy dolorosas. Las indicaciones de este tipo de lesiones son los problemas de movilidad y los signos de dolor al desplazarse.

Lesiones musculares

Estas lesiones caninas se dan especialmente cuando se pasa de una actividad física menor a una mayor. Es una de las llamadas “lesiones caninas de primavera”. Esto se debe a que los perros suelen estar más inactivos durante los meses de invierno, debido al mal tiempo y al frío, que no invitan a mantener el mismo ritmo de salidas a la calle y actividad física. Con la llegada del buen tiempo, muchos perros retoman con alegría su actividad. Sin embargo, sus músculos, tendones y ligamentos han pasado un tiempo de inactividad que ha resentido su resistencia. Esto puede provocar traumatismos de los tejidos blandos, además de dolor cervical y de cuello. Algunos signos de estas lesiones caninas son la rigidez y la cojera.

Lesiones de uñas

Los perros utilizan las uñas para intentar escavar, arañar superficies y jugar con otros perros. Dada su naturaleza curiosa y exploradora, muchos perros, especialmente cachorros, intentan escarbar en superficies duras, como el cemento, y acaban fracturándose las uñas. Especialmente si no se han cortado con regularidad y están demasiado largas. Estas lesiones caninas son muy dolorosas. Si notas que tu perro cojea, sangra o se lame excesivamente las patas, es posible que este sufriendo de estas lesiones caninas.

No puedes evitar que tu perro se lesione. Lo que sí puedes hacer es estar informado de las lesiones caninas que puede sufrir y estar atento a las señales de dolor. Si piensas que tu perro puede estar sufriendo una de estas lesiones caninas, llévalo al veterinario lo antes posible. Él podrá asesorarte sobre la dolencia y empezar el tratamiento para que tu mejor amigo vuelva a estar sano y feliz.

Ayudas para perros con artrosis

Hernia discal en perros: consejos para ayudar a tu mascota

La hernia discal en perros es una enfermedad dolorosa. Muchos dueños quieren ayudar a sus mascotas, pero no saben cómo. ¿Es este tu caso? Sigue leyendo y descubre cómo ayudar a tu perro con su hernia discal.

Si tienes un perro con muchos años de vida o de ciertas razas específicas (como los beagles o los caniches), tu mascota puede haber sufrido una hernia discal en perros o está en riesgo de padecerla. Esta enfermedad es dolorosa y puede provocar problemas en la movilidad, parálisis en ciertas zonas de su cuerpo, descontrol de la vejiga…

Muchos dueños de perros sufren al ver a sus mejores amigos en esa posición, pero no saben cómo ayudarlos. En este artículo queremos darte algunos consejos para que hagas que la recuperación de la hernia discal en perros sea más llevadera.

Hernia discal en perros: consejos para ayudar a tu mascota

Hernia discal en perros: consejos para ayudar a tu perro

1. En caso de duda, lleva a tu mascota al veterinario

La hernia en perros puede producirse por varios motivos. Algunas veces son hernias discales degenerativas producidas por la edad. Y algunos perros tienen una tendencia genética a contraerlas. Pero a veces se producen por la actividad. Un salto o una mala caída pueden provocar una hernia discal en perros. Si notas cualquier tipo de cojeo o dolor en tu perro, llévalo al veterinario. Manifiéstale tus dudas y pídele que le haga un chequeo completo al perro. La prevención puede evitarle a tu perro una rehabilitación molesta y dolorosa e incluso una intervención quirúrgica.

2. Seguir el programa que le receten a tu perro

La hernia discal en perros lleva incorporada una rehabilitación que incluye ejercicios y medicación. Esto puede suponerte a ti como dueño de un perro una molestia, pero recuerda. Tu perro es un amigo fiel y se merece lo mejor. Sigue al dedillo las pautas que te recete el veterinario y verás cómo mejora su estado de salud. Algunos ejercicios que puedes hacer son los paseos en cinta de correr, estimulación, aplicación de calor en la zona afectada mediante una lámpara infrarroja… El veterinario es el experto, por lo que deberías consultarle cualquier duda sobre el tratamiento que pueda surgirte.

3. Complementa el tratamiento con métodos alternativos

Una advertencia: un tratamiento alternativo es un complemento a la terapia que mande el veterinario. En ningún caso sustituyas la medicación o los ejercicios de rehabilitación por una terapia alternativa.

Sin embargo, se ha demostrado que ciertas técnicas ayudan a aliviar a las mascotas durante su recuperación de una hernia discal en perros. La fisioterapia animal o la electroterapia pueden ayudar a acelerar los efectos de la terapia veterinaria y a hacerla menos desagradable para tu perro.

4. Adquiere equipamiento especializado

Algunos complementos, como las sillas de ruedas para perros, abrigos térmicos, los comederos especiales o rampas para ayudarle a subir al sofá o al coche pueden hacer más fácil la rehabilitación de la hernia discal en perros.

Los perros son criaturas fieles que están a nuestro lado cuando más lo necesitamos. Dale el mismo trato. Ayúdale cuando se enfrente a los dolores de la hernia discal en perros y verás como vuelve la alegría de tu mascota al hogar.

Si tu perro tiene problemas de movilidad o lesiones, ¿te has planteado adquirir una silla de ruedas para perros? A continuación te contamos los 3 beneficios de adquirir una silla de ruedas para perros.

Es posible que alguna vez hayas visto a perros en sillas de ruedas y hayas sentido cierta congoja. Las mascotas parecen pequeñas y desvalidas en las sillas de ruedas para perros. Su movilidad ya no es la misma, no pueden saltar y echar a correr como antes y hay que adaptar la vivienda para que el perro pueda moverse con comodidad.

Sin embargo, para el perro una silla de ruedas no es un castigo. Más bien al contrario. Plantéatelo así: la silla de ruedas para perros es un aparato que permite que los animales que ya no pueden moverse con comodidad se sobrepongan al dolor y los impedimentos físicos y vivan una vida lo más plena y feliz posible.

Si piensas que tu mascota necesita una silla de ruedas para perros y sufres ante la idea de adquirir una, no te preocupes más. Hoy queremos contarte los 3 beneficios de las sillas de ruedas para perros. Mejora hoy mismo la vida de tu mascota y disfruta con ella de muchos años de alegría.

@happysevilla

@happysevilla con su silla de ruedas autoajustable para perros

Los 3 beneficios de adquirir una silla de ruedas para perros

1. Evitan el dolor

Imagínate que tu perro tiene una lesión en una de las patas traseras que le hace cojear. La silla de ruedas para perros le permite volver a correr y a disfrutar de los paseos y de socializar con otros perros sin dolor. Además, dado que ya no forzará la pata de perro lesionada, acelerará su recuperación. Antes de que te des cuenta, tu mejor amigo volverá a estar en plena forma tirando de la correa cuando lo saques de paseo.

2. Recuperan la movilidad

Algunos perros, especialmente los más mayores o aquellos con una tendencia genética, sufren de hernia discal en perros. Uno de los síntomas es la pérdida de movilidad y la parálisis de algunas partes del perro. Esto les impide llevar una vida sana y feliz. Las sillas de ruedas para perros les permiten esquivar este impedimento y volver a disfrutar de toda la diversión de los paseos y la socialización con otros perros. Igual que pasa con los humanos, la silla de ruedas para perros puede hacer que tu mascota recupere su independencia y evite los obstáculos de una mala movilidad.

3. Son adaptables

Las sillas de ruedas para perros pueden adaptarse a los distintos tamaños, a las necesidades de tu perro y a casi todos los terrenos. Tu perro no tendrá que renunciar a la playa o a la montaña y podrá seguir llevando el mismo tren de vida que antes de la lesión.

La silla de ruedas para perros es un complemento que no les encierran en amasijos de metal. Al contrario. Les permite volver a correr y a llevar vidas sanas, plenas, lejos del sedentarismo y la infelicidad que tendrían sin ellas. No te lo pienses más y adquiere para tu perro una silla de ruedas con la que pueda volver a jugar y a ser feliz.

Síntomas para detectar artrosis en perros que debes conocer

Al igual que les pasa a los humanos cuando se van haciendo mayores, también puede darse la artrosis en perros. Con la edad, sus articulaciones comienzan a sufrir por el paso del tiempo y la edad. Y su desgaste puede acarrearles artrosis.

Esta afección, al igual que los humanos, aparece en los perros debido al desgaste de los cartílagos. Es una enfermedad degenerativa, y el desgaste de los cartílagos puede llegar a ser tan grave, que los huesos que separa comiencen a rozarse entre sí.

La artrosis en perros suelen afectar sobre todo a articulaciones como el codo, la cadera, la rodilla, la columna, etc. Pueden ser leves y no ocasionar demasiadas molestias al animal. O ser tan graves que el perro sufra dolores y no pueda moverse con comodidad. Por suerte, la artrosis en perros presenta diversos síntomas. Si se detectan a tiempo se puede llevar al animal al veterinario y tratarle para paliar sus síntomas y frenar su avance. Además, también se puede utilizar soportes o protectores articulares, para reforzar las articulaciones afectadas. Así podrá tener mejor calidad de vida.

Síntomas de la artrosis en perros

La artrosis no tiene una causa conocida concreta. En algunos casos puede originarse por un problema articular que ocasione un problema en la articulación. Por ejemplo, la displasia de cadera. También puede acentuarla el exceso de peso, por la carga de más que debe soportar. O algunos tratamientos médicos.

En cualquier caso, los síntomas que presente serán siempre los mismos. Eso sí, dependen de qué pata o cadera del perro esté afectada. Pero el que es común a todos ellos es que, de repente, el perro parece menos activo y se mueve menos. De correr ya, ni hablamos. Además, puede que incluso empiece a cojear levemente.

Es importante observar si esta cojera es más acentuada cuando se levanta después de estar un rato sentado. O tumbado. Y también si cojea más cuando hace más frío. Esto se debe a que, al igual que les pasa a los humanos, las bajas temperaturas no son buenas para la artrosis en perros.

Además de estos síntomas, también hay que observar si, aunque el perro no cojea, tiene dificultad para subir las escaleras. También puede tener dolores en la articulación, aunque esto es más complicado de detectar. Si es mucho, suele resistirse a andar. Cuando se da en las patas delanteras y el animal sabe dar la pata, puede ser un método para saber si tiene dolores. Si no quiere dar la pata, puede ser que le duela la articulación.

El perro también puede sufrir de cierta pérdida de tono y masa muscular. Y puede incluso tener falta de apetito, o aparecer como aletargado en ocasiones. Si la artrosis que tiene está bastante avanzada, puede que sus posturas se vuelvan más forzada. Se deberán a la rigidez de la extremidad afectada.

Otro de los síntomas de la artrosis en perros puede ser la inflamación de la pata afectada. Esto lo causará el roce entre los huesos, que afectará a los músculos cercanos, que sufrirán las consecuencias.

Si notas que tu perro presenta uno o varios de estos síntomas durante unos días, es aconsejable que lo lleves al veterinario. Así podrá examinarlo y diagnosticar si sufre artrosis o cualquier otra dolencia más leve.

Soluciones a la displasia de cadera en perros

La displasia de cadera en perros es una de sus enfermedades óseas hereditarias más frecuentes. No se trata de una enfermedad congénita, y tampoco hay signos de que el animal la sufre cuando nace. Se desarrolla a medida que el perro va creciendo, y no es frecuente que aparezca en sus tres primeros meses de vida. Es a partir del cuarto o quinto cuando empieza a hacer su aparición.

Es una afección degenerativa y se produce por una malformación en la articulación que une la cadera y la cabeza del fémur. Generalmente es dolorosa y puede ocasionar cojera, así como problemas para que el animal se siente correctamente. A medida que la enfermedad va avanzando, el perro se desplazará con más dificultad. Le irá costando cada vez más, por ejemplo, subir escaleras. En casos ya más graves, incluso dejará de correr o hasta de andar.

Esta enfermedad, más frecuente en razas de tamaño mediano o grande, puede verse potenciada por factores como el sobrepeso. También se acentuará más si el perro afectado hace mucho ejercicio. Afortunadamente, existen varias soluciones para corregir la displasia de cadera en perros. En general, variarán en función de la gravedad de la enfermedad cuando sea diagnosticada.

Las soluciones más habituales a la displasia de cadera en perros

Como hemos mencionado, el tratamiento del animal afectado debe ir en función de la gravedad de la displasia. Hay dos tipos: los que tratan de evitar que avance la enfermedad y de tratar que no vaya a más y los quirúrgicos. Estos últimos son más radicales, y más indicados en los casos graves.

soporte para perro con displasia de caderaLos tratamientos del primer tipo, considerados conservadores, pasan por administrar medicamentos específicos para el avance de la artrosis, denominados condroprotectores, al perro. Este tratamiento es de larga duración, y está pensado para ralentizar su avance. Además, puede estar complementado con antiinflamatorios, analgésicos y con un soporte de cadera.

El uso de un soporte de cadera no sólo hace que el perro afectado por la enfermedad tenga menos molestias. También tendrá menos dolor, lo que hace posible rebajar su dosis de antiinflamatorios. A esto también contribuye la vigilancia de la dieta del animal, para evitar que coja peso.

En casos más graves, o cuando el veterinario decida que es lo más apropiado, es aconsejable optar por una solución quirúrgica

Tratamientos curativos para la displasia de cadera en perros

Todos los tratamientos encaminados a la curación de la displasia de cadera en perros pasan por el quirófano. Eso sí, también pueden ser paliativos.

Entre los curativos están la triple osteotomía de pelvis, que consiste en su recolocación y la sustitución de la cadera por una prótesis. Este último procedimiento es similar al que se lleva a cabo en los humanos. Pero, como hemos dicho, también los hay paliativos, como la sustitución por excesión de la cabeza del fémur.

Los perros que sufran una caso grave de displasia de cadera y no puedan andar, o bien los que se estén recuperando de una operación, pueden utilizar una silla de ruedas creada especialmente para este tipo de casos. Se trata de aparatos que se pueden hacer a medida en pocos días, o bien de soportes ajustables a las dimensiones del animal.

Con ellas, los perros con esta enfermedad podrán no solo desplazarse, sino utilizarlas como ayuda para recuperar movilidad y tono muscular.

Equipo de redactor de Ortocanis

Logo para pacturas 370x99

Sin ningún tipo de duda estamos viviendo un avance en nuestro país, tardío, pero que llega. El pasado 5 de octubre se dio un paso a delante muy importante para todos aquellos que deseamos formar parte de un estado avanzado y defensor de los derechos de los animales.

Rodillera para perro

El pleno del Congreso de los Diputados ha dado el visto bueno este miércoles a una proposición de Esquerra Republicana (ERC) que insta al Gobierno a rebajar el IVA de los servicios y medicamentos veterinarios del actual 21 % al 10 %.

La iniciativa ha sido aprobada con el apoyo de la mayoría de los grupos excepto los de Ciudadanos, que se ha abstenido, y PP que ha votado en contra.

El diputado de ERC, Joan Capdevila, veterinario de profesión, ha defendido que «no tiene sentido desde ningún punto de vista» que se subiera el IVA de unos servicios «tan básicos» como los veterinarios del 8 al 21 % en 2012 y que esa subida de precio puede derivar en un problema de salud pública ya que muchas personas han tenido que desistir de recurrir al veterinario debido al incremento de los costes.

Perro en silla de ruedas

También añadió que la mitad de las familias españolas cuentan con un animal de compañía, y que «no se puede grabar la tenencia de un perro o un gato como un artículo de lujo porque no lo es y aporta muchos beneficios sociales».

La propuesta de Esquerra sostiene que sólo en 2014 se cerraron en España 730 clínicas veterinarias «por, entre otras causas, la subida del IVA veterinario».

Al tiempo agrega que, en términos tributarios, el sector veterinario de animales de compañía no representa ni un 0,02 por ciento del PIB del Estado español.

Al debate parlamentario han asistido representantes del Consejo General de Colegios Veterinarios para apoyar esta iniciativa.

Ayudas para perros con artrosis, displasia de cadera o problemas de movilidad

Fuente: Abogacia.esEl paísEuropa Press.