¿Qué hacer si nuestro perro se queda ciego?

Lamentablemente algunos perros pueden sufrir pérdida de visión y quedarse ciegos. Hay algunas razas como el Pastor alemán, Cocker o Labradores, entre otros, en las que esta enfermedad ocurre con mayor frecuencia.

Por suerte, la vista es el tercer sentido para los perros, va después del olfato y el oído, por lo que la ceguera no les afecta de la misma manera que a nosotros y con algunas facilidades pueden retomar su ritmo de vida anterior.

Al principio puede que os sintáis desorientados y confusos pero debemos saber que los perros ciegos también pueden disfrutar de la vida igual que cualquier otro perro, solo necesitamos adaptarnos. Nunca mejor dicho «No es ni la más fuerte, ni la más inteligente de las especies la que sobrevive. Es aquella que es más adaptable al cambio»

¿Qué podemos hacer si nuestro perro se queda ciego?

Si nuestro perro lleva años con nosotros en la misma casa, solo es cuestión de tiempo que pueda moverse con seguridad por el hogar. Los perros ciegos intensifican otros sentidos como el olfato, el oído y el tacto, así que tocará sacarles todo el partido y tomar algunas medidas que les sirvan de ayuda:

  • No mover los muebles de su lugar habitual. Así el perro no encontrará obstáculos donde no los espera.
  • Hay algunos arneses que llevan sujeto un aro, este aro tiene la función de proteger la cabeza de nuestro perro e impedir que este se haga daño con los obstáculos que encuentre en su camino.
  • Si es una casa con escaleras, es útil colocar una alfombra que señale donde empiezan y donde acaban. Si se quiere reforzar la seguridad podemos colocar alfombrillas en las escaleras para evitar caídas. Para enseñar por primera vez a nuestro perro a subir y bajar las escaleras, podemos colocar un premio en cada paso para guiarlo y enseñarle los comandos (como»arriba» ,»abajo»,»izquierda» o «derecha» por ejemplo). Tan pronto como los haya dominado, podemos usarlos para guiarlo a subir y bajar las escaleras.
  • Podemos asegurar todos los bordes afilados que encontremos a la altura del perro. En el mercado encontramos tapas de plástico, como las que se usan para proteger a los niños pequeños, que pueden servir para ello.
  • Como punto positivo, la situación nos llevará a ser ordenados y no dejar ningún objeto por en medio para evitar que tropiece o se desoriente. Dejar siempre los objetos en el mismo lugar facilitará al perro a sentirse seguro.
  • Los tazones de comida y agua siempre deben estar en el mismo lugar. Si colocamos los tazones sobre un tapete o un mantel de plástico, el perro puede reconocer que esta cerca de la comida. Para perros especialmente inseguros, también podemos diseñar un camino «alfombra» para que puedan guiarse a donde están los tazones de comida.
  • Si tenemos más de un animal en casa, podemos colocarles una campanilla que permitirá avisar que está cerca.
  • En los primeros paseos podemos seguir caminos que sean familiares para el perro. Además mantener la correa relativamente corta para que no pueda tropezar con ella.
  • También debemos coger costumbre de hablarles y mantener contacto con caricias durante el camino y en casa ya que eso les hace sentirse seguros y acompañados.
  • Cuando se encuentre con otros perros es importante comentar al otro dueño que nuestro perro es ciego para que preste mayor atención ya que ahora carece de la capacidad de leer el lenguaje corporal del otro, lo que puede conducir rápidamente a malentendidos entre los animales. Sin embargo, el contacto con otros perros también es muy importante para los animales ciegos.

Tomando algunas medidas y adaptándonos a la nueva situación seguro que podemos encontrar un buen camino y continuar felices con nuestro amigo.

bienestar animal, Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 + = 9