Listado de la etiqueta: ortopedia

¿Os acordáis de Glory, una perrita con una sola pata? Ya publicamos un post sobre Glory el perro con sólo una patita por si quieres saber el principio de la historia.

Glory consiguió sus tres prótesis gracias a donaciones anónimas. Pero su uso requiere siempre un periodo de adaptación y para Glory era el primer contacto con un aparato ortopédico, imagina llevar nada menos que tres de ellos… Aquí tenéis el vídeo de sus primeros pasos con las prótesis:

Como podéis ver, al principio se nota rara y le cuesta controlar los pasos. Pero con una buena motivación como la comida consigue olvidar esas sensaciones y empieza a caminar 

Glory ha ido impresionando a dueños y veterinarios con su habilidad para adaptarse a algo tan difícil. La prótesis trasera se le resistió un poquitín más, pero nada es insuperable. Ésta es Glory a los 16 días de su primer contacto con las prótesis:

La adaptación de los perros a las prótesis no se hace de un día para otro, pero Glory ha demostrado que los canes son capaces de esto y mucho más. Ella ha sido la primera en demostrarlo y ha abierto la puerta a este tipo de procedimientos, que permiten dar una vida más que digna a perros que hasta ahora estaban destinados a la inmovilidad o a la eutanasia.

¡Bravo por Glory y sus cuidadores!

Gracias a todos los que lo hicieron posible.

 

Férulas caninas

 

Ayudas ortopedicas para perros

Las nuevas ayudas técnicas y ortopédicas para perros se utilizan en una gran variedad de casos. Estas aumentan la movilidad de los canes proporcionando el soporte necesario para mantener la actividad diaria. Los perros necesitan hacer ejercicio para mantener su bienestar físico y emocional. Si un perro es incapaz de hacer ejercicio, puede desarrollar problemas como enfermedades del corazón, obesidad, alteraciones óseas, atrofia muscular y problemas emocionales como agresividad o ansiedad.

Casos aplicables

Las ayudas técnicas pueden ser utilizadas para esguinces, debilidad muscular, artritis, displasia de cadera, rehabilitación post-operatoria, cojera, debilidad o dolor en las articulaciones que acaban generando un problema de movilidad. Las ayudas técnicas deben permitir al perro realizar sus actividades cuotidianas, pero también deben ser cómodas y ofrecer protección contra irritaciones y úlceras en la piel del perro por eso es importante que sean realizadas por especialistas. Enumeramos las más frecuentes:

Rodilla

Protector de rodilla canina

Los protectores de rodilla se utilizan normalmente después de la cirugía para la rehabilitación del ligamento cruzado anterior (LCA), luxación de rótula, ligamento colateral medial (LCM), ligamento colateral lateral (LCL) o ligamentos cruzados posteriores (PCL). Las rodilleras proporcionan apoyo y estabilidad, previenen la pérdida de músculo durante el período de recuperación y reducen el riesgo de nuevas lesiones. Los protectores de rodilla también se suelen utilizar en casos en los que la cirugía no se llega a realizar.

Tarso y Carpo

Protector de tarsoSoporte para carpo

 

 

 

 

 

 

Los protectores de tarso están indicados, en casos de artrosis pero también para rehabilitación postquirúrgica o lesión en el tendón de Aquiles, daños en nervios de la extremidad trasera o del pié y rehabilitación de la articulación del corvejón. También pueden ser utilizados como apoyo a largo plazo en condiciones no quirúrgicas. Un protector de tarso o corvejón estabiliza el hueso de la pierna trasera, así como los músculos y los tendones de la extremidad y la rodilla. Funciona de manera similar a una rodillera en humanos, permitiendo que el perro se mueva sin forzar la articulación. También evita que el can vuelva a lesionarse la articulación o ligamentos afectados.

Codos

Protector de codo canino

 

Un protector de codo se utiliza para apoyar la articulación del codo después de una cirugía o para reducir el dolor de la artritis, enfermedades degenerativas de las articulaciones u otras condiciones similares. Proporciona control en el movimiento lateral mientras que permite la extensión y flexión normal a la vez que trata y protege higromas y callos.

 

Soporte de cadera caninoCadera

Un soporte de cadera sujeta y aumenta la temperatura de la espalda baja y la cadera del perro. Fabricado en neopreno especial, rodea la espalda baja, cadera y la pierna superior y se sujeta gracias a un arnés tipo romano. Los soportes de cadera son de uso general para los perros con displasia de cadera de leve a moderada y artrosis localizada.

Hombros

Ortesis de codo canina

La inestabilidad del hombro medial (MSI) es una de las causas de cojera en las patas delanteras. Un soporte especial permitiría apoyar el hombro, lo que limitaría la extensión, flexión y abducción, permitiendo que el perro soporte su peso. Estas ayudas se pueden utilizar tras la cirugía o como tratamiento no quirúrgico pero también de forma preventiva.

Fisioterapia para animales: acelera su rehabilitación

Fisioterapia como tratamiento alternativo en compresión de Cauda Equina

 

RESUMEN

La cauda equina, es el conjunto de nervios y raíces nerviosas que se originan desde L6 – L7 inervando el tren posterior por medio de los nervios: Ciático, Obturador, Pudendo, Femoral y Pélvico.

Al generarse un trauma a este nivel, se pueden presentar compresiones de leves a severas generando en el paciente dolor, claudicación de miembros posteriores, contractura de toda la masa muscular, déficit propioceptivo, marcha atáxica, incontinencia, entre otros signos clínicos que orientaran al Médico Veterinario a instaurar un tratamiento médico adecuado y en el caso del fisioterapeuta, ubicar las zonas de dolor y mejorar el soporte de peso, resistencia, musculación (evitando en lo posible la atrofia muscular), movilidad articular y propiocepción.

El diagnóstico se realiza por mediante estudio radiológico y por resonancia magnética de la columna vertebral a nivel de la articulación lumbo-sacra, las opciones de tratamiento

consisten en: reposo en jaula, alopático (AINES, analgésicos, corticoides), homotoxicológico, fisioterapia y rehabilitación, siendo una excelente opción la sinergia entre el tratamiento homotoxicológico y fisioterapia (analgesia integral).

En este trabajo se presenta el caso de un paciente de un Pinscher, hembra, de 10 meses, el cual es llevado a consulta después de haber sufrido un trauma por caída presentando como signos principales paraparesia, contractura de toda la masa muscular en miembros posteriores, déficit propioceptivo y marcha atáxica.   Se decidió realizar fisioterapia y rehabilitación sin suspender el tratamiento médico instaurado desde un inicio, logrando disminuir el tiempo de recuperación,  mejora en la condición del paciente, eliminación de la causa de la alteración física, alivio de dolor, disminuir inflamación y reanudación a la vida cotidiana.

Palabras clave: compresión cauda equina, fisioterapia y rehabilitación.

¿Te interesa? Aquí tienes el artículo completo

 

Angélica B. Ortega Vásquez

Colaboradora de Ortocanis.com

 

La displasia de cadera es un problema muy frecuente en determinadas razas: BullDog, Dogo de Burdeos, San Bernardo, Mastín Napolitano, Pastor Alemán, Rottweiler, Golden… todas ellas presentan una incidencia por encima del 20%.

La displasia es una enfermedad multifactorial, multigénica y hereditaria, es decir, son varios los factores que predisponen y causan la displasia de cadera, son varios los genes implicados en su aparición y tiene carácter hereditario.

Los factores ambientales cada vez son más importantes en el desarrollo de la displasia de cadera, es necesario el factor genético para desarrollar la enfermedad pero este no es el único factor. La genética es un factor necesario pero no excluyente, es decir se puede tener la predisposición genética y no desarrollar la enfermedad pero si no se tiene predisposición esta seguro que no se desarrolla.

Existen varios grados de displasia, y también aquellas que aparecen cuando el perro es cachorro o las que dan problema ya en edad adulta; pero en este artículo nos centraremos en el tratamiento y específicamente en el tratamiento de la displasia a los perros jóvenes.

Clasificación de los grados de displasia según la OFA :

Grado I: mínima alteración con pequeña subluxación y escasos cambios degenerativos.

Grado II: marcada subluxación lateral de la cabeza femoral, cuyo 25-50 % está fuera del acetábulo.

Grado III: el 50-75 % de la cabeza femoral está fuera del acetábulo; hay cambios degenerativos importantes.

Grado IV: luxación de la cabeza femoral con aplanamiento del borde acetabular y la cabeza femoral; hay cambios degenerativo importantes.

La presentación en el perro joven es radiografia cadera cachorronormalmente entre los 5 y los 6 meses y viene marcada por una cojera importante.

No se considera que un perro está libre de displasia hasta que con dos años de edad ya cumplidos no se observan problemas ni incongruencias en las radiografías de control.

La alimentación es uno de los factores que predispone a la aparición de displasia de cadera, desequilibrios Calcio-Fósforo que debe guardar una correlación Ca1.6% – P1.1% y sobretodo no sobrealimentar ni aportar en exceso proteínas nos permite minimizar la incidencia de displasia de cadera. Una alimentación hipocalórica a partir de los 3 meses y hasta los 8 meses protege de la displasia sobretodo a perros con un rápido crecimiento. El exceso de peso a los 60 días es otro de los factores que predispone a la enfermedad.

La displasia de cadera en el cachorro debuta normalmente a partir de los 5 o 6 meses, antes no es posible observar ningún problema y el perro ha sido completamente normal y se ha desarrollado de forma normal. El debut suele presentarse como una cojera aguda que impide al perro jugar como lo había hecho hasta la fecha. Podemos observar cambios en las ganas de jugar, negativas a la hora de salir de paseo, de relacionarse con otros perros o con los propietarios. Son frecuentes los cambios de humor, los resbalones frecuentes de las patas traseras, la incomodidad e incluso rehúse a ser tocado y el hecho de “huir” de los niños en perros que hasta hace pocos días eran juguetones y cariñosos.

Algunas veces al cumplir el 90% del crecimiento entre los 8 y los 11 meses los signos pueden reducirse e incluso llegar a desaparecer. De todas maneras la displasia permanece y en muchos casos los problemas reaparecen pasado un tiempo y más temprano que tarde aparecen signos de artrosis en las caderas.

Los signos clínicos más frecuentes son:

Cojera que puede aumenta con el ejercicio

Caminar y trotar con balanceo de caderas

Rigidez matutina

Dificultad para levantarse

Atrofia muscular

Negativa a moverse

Cambios en el humor

Dolor a la palpación

Signo de Ortolani.

Aunque existen métodos quirúrgicos: escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, artroplastia de la cabeza femoral, osteotomía de pubis, forage, prótesis de cadera al mayoría se practican cuando el perro es joven para, supuestamente disminuir la posibilidad de artrosis coxofemoral secundaria en la edad adulta. La prótesis de cadera debe reservarse para casos graves y una vez ha finalizado el crecimiento.

El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios, podemos empezar por antiinflamatorios naturales, como inflamex, que no contiene substancias medicamentosas, si no obtenemos los resultados esperados pasar a los Aine’s y en casos extremos se recurre a córticos. Debemos incluir los nutracéuticos sobretodo los condroprotectores ya que reducen la incidencia de artrosis y protegen el cartílago articular. Éstos son usados en perros sénior de forma muy general pero son muy útiles como protector articular en perros en crecimiento, existen condroportectores específicos para perros jóvenes. La reducción de peso, el ejercicio moderado y sobretodo regular son otros de los puntos básicos, así como las mejoras en el entorno y el hecho de dormir en un colchón especial para perros mayores y en un lugar cálido y alejado de humedades.

La fisioterapia canina puede ayudar mucho a desarrollar mejor la musculatura a reducir el dolor, a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado con las posturas incorrectas y las posiciones antiálgicas. Ésta se basará en TENS, ultrasonidos, ejercicios terapéuticos, el uso de la hidroterapia, laser, ondas de choque…

La principal mejora en el entorno es dormir en un buen colchón terapéutico, no pasar frío ni exponerse a mucha humedad, utilizar en invierno un abrigo térmico para perro, a poder ser una manta canina terapéutica que se puede utilizar todo el año.

Podemos ayudar de muchas manera a nuestro perro con displasia de cadera, el ejercicio físico regular nos puede ser de mucha utilidad al mejorar la masa muscular que hace soportar mejor la mala congruencia articular, evitar los impactos, los saltos o las carreras descontrolas durante la presentación del cuadro son también elementos importantes. La fisioterapia y los masajes permiten tener siempre al perro en un estado muscular correcto, y todos los tratamientos coadyuvantes como son la acupuntura, masajes, reiki, flores de bach… también pueden colaborar en el tratamiento. La última novedad son los soportes de cadera que ayudan a estabilizar la pelvis, dan soporte y mejoran mucho la calidad de vida de nuestras mascotas.

Toni

Equipo Ortocanis.com

¿Qué es el sistema propioceptivo?

Es el sistema mediante el cual, el cerebro recibe la información sobre la posición y el movimiento de las partes del cuerpo entre sí y en relación con su base de soporte. Esto se produce a través de una serie de receptores distribuidos por todo el organismo. La sensibilidad propioceptiva es extraordinariamente importante en la vida de relación del perro.

Dentro del examen de fisioterapia (músculo-esquelético o neurológico), siempre se valorará el sistema propioceptivo para  tener una referencia y una pautas con las que establecer el plan de tratamiento. A veces las mismas técnicas que nos sirven para valorar al animal, nos sirven después para rehabilitarlo.

Reacciones posturales

  1. Reacción posicional o propiocepción consciente
    1. Poner la cara dorsal de la extremidad en contacto con el suelo. El animal debería rectificar al instante a la posición normal.
    2. Poner la extremidad del animal en abducción o aducción. En este caso también debería rectificar al instante hacia la posición inicial.
    3. Colocar una hoja de papel de manera que el perro apoye las almohadillas. Desplazar la hoja lateralmente en extremidades torácicas y caudolateralmente para las extremidades pelviana. Al percibir el estímulo de movimiento, debe recolocar la extremidad correctamente.
  2. Hemiestación
    1. Se debe coger las extremidades de un hemicuerpo  y mover al animal hacia el lado opuesto para ver si es capaz de aguantar el equilibrio.
    2. En el caso de lesiones musculo-esqueéticas también es posible valorar la extremidad afectada cogiendo solo el miembro opuesto o una de las anteriores y valorar la reacción de equilibrio que presenta el animal (uniestación)
  3. Hemimarcha
    1. Es exactamente el mismo ejercicio que la hemiestación solo que el animal deberá moverse sobre los dos miembros.
  4. Prueba del salto
    1. Sosteniendo el animal y evitando que apoye tres de sus cuatro extremidades, desplazarlo lateralmente. Deberá hacer pequeños saltitos.
  5. Prueba de la carretilla
    1. Hacer que se desplace con sus extremidades torácicas sujetándole por la zona pelviana. Realizarlo con la cabeza del animal en posición alta para evitar que mire donde poner las manos.
  6. Prueba de la reacción de impulso postural extensor
    1. Coger al animal por las axilas en posición vertical y descenderlo lentamente. Cuando sus extremidades posteriores toquen el suelo, las extenderá caudalmente en un movimiento de marcha, anticipándose al desplazamiento.
  7. Reacción visual y táctil
    1. Sosteniendo al animal se acerca al borde de una mesa hasta tocarla. Debe colocar su extremidad encima de la mesa al instante. Valoraremos sensibilidad visual y propioceptiva. Se debe repetir tapándole los ojos, así  valoraremos sensibilidad táctil y propioceptiva.

Equilibrio en estación y en dinámica

Se puede valorar el equilibrio del animal provocándole algunas de las reacciones posturales citadas anteriormente o bien, creando desestabilizaciones del animal en estática y durante la marcha.

Durante la marcha se puede dar pequeños golpecitos hacia los lados para ver cómo reacciona. Si el animal tiene su equilibrio correcto va a seguir andando en línea recta sin modificar ni su estado ni su ritmo.

Coordinación

Se puede valorar la coordinación mediante círculos, ochos, subidas, bajadas, cambios de velocidad, diferente terrenos con pequeñas  dificultades entre medio.

 

Redacción Ortocanis

[email protected]

La habilidad de un perro para moverse y realizar sus actividades diarias depende de la capacidad del cerebro, la columna vertebral, los nervios, y los músculos para coordinarse en conjunto.

Este complejo sistema de comunicación intercambia información cuando los nervios en el cerebro envían mensajes hacia el cuerpo sobre el medio ambiente exterior, y el cuerpo envía mensajes al cerebro sobre lo que está experimentando en el ambiente. Estos mensajes se transmiten a través de los nervios en la médula espinal, que están incrustados en la columna vertebral o espina. Juntos, los nervios del cerebro y la médula espinal conforman el sistema nervioso central. Un trauma en cualquier parte de las vías nerviosa puede dar lugar a una mala comunicación, o a la falta total de comunicación entre el cerebro y el cuerpo, generando una incapacidad para coordinar los movimientos del cuerpo.

Silla de ruedas para perro

La columna vertebral se compone de un conjunto de 24 huesos llamados vértebras, que están separados entre sí por pequeños cojines llamados discos intervertebrales. Juntos, las vértebras y los discos intervertebrales protegen la columna vertebral de daños. Los traumatismos en las vértebras o en los discos pueden crear vulnerabilidad en los nervios de la médula espinal, dando lugar a nuevos trastornos a la vía neural.

Cuando un perro experimenta parálisis, a menudo es porque la comunicación entre la médula espinal y el cerebro ha sido interrumpida. En algunos casos, el perro no es capaz de mover sus piernas, un estado de parálisis total, y en otros casos, aún puede haber cierta comunicación entre el cerebro y la columna vertebral, y el perro sólo aparentará debilidad o tendrá dificultad para mover sus piernas, una condición conocida como: parálisis parcial. También hay casos en los que un perro puede estar paralizado de las cuatro patas (tetraplejia), y en otros, el perro puede ser capaz de controlar el movimiento en algunas de sus piernas, pero no todas. Esto se determina por la ubicación del trauma, ocurrido en el cerebro, la columna vertebral, los nervios o los músculos.

Algunas razas son más propensas que otras. Los perros que están cerca del suelo con la espalda alargada, como el perro salchicha y el basset, son comúnmente afectados por la rotura de los discos vertebrales al ejercer presión sobre la médula espinal, una condición conocida como enfermedad del disco intervertebral. Algunas razas están genéticamente predispuestas a una condición llamada mielopatía degenerativa (MD), una enfermedad que ataca a los nervios en el lomo de los perros más viejos (más de siete años). Se trata de una acción lenta, un trastorno progresivo que finalmente conduce a la parálisis de las patas traseras. Las razas afectadas por esta enfermedad son el corgi galés, boxer, pastor alemán, perro perdiguero de la Bahía de Chesapeake, y setter irlandés.

Síntomas:

  • No es capaz de mover las cuatro patas (tetraplejia)
  • No es capaz de mover las patas traseras (paraplejia)
  • Camina con las patas delanteras mientras arrastra las patas traseras
  • Es posible que haya dolor en el cuello, la columna vertebral o las piernas
  • No puede orinar
  • No es capaz de controlar la micción, goteo de orina
  • No es capaz de controlar la defecación
  • Estreñimiento

Causas:

  • Mielopatía degenerativa canina (MD) – relacionado con el gen de pastor alemán, boxer, corgi galés, perro perdiguero de la Bahía de Chesapeake, edades de 7-14 años; la causa es desconocida
  • Deslizamiento de los discos en la espalda – la enfermedad del disco intervertebral
  • Espondilodiscitis – infección bacteriana o viral en los huesos de la columna (vértebras)
  • La infección o inflamación de la columna vertebral
  • Moquillo
  • Meningomielitis – infección viral o bacteriana del cerebro, dando lugar a una mala comunicación de los impulsos de los nervios
  • Polimiositis – infección o inflamación en los músculos
  • Polineuritis – inflamación de los nervios
  • Embolia – obstrucción del flujo sanguíneo a la columna vertebral
  • Embolia aórtica – obstrucción del flujo sanguíneo a las piernas traseras
  • Tumores o cáncer en la columna vertebral o el cerebro
  • Parálisis por garrapata como resultado de las picaduras de garrapatas
  • Fiebre de las Montañas Rocosas
  • Botulismo – toxinas bacterianas
  • Miastenia Gravis – debilidad muscular severa
  • Embolismo fibrocartilaginoso el líquido del interior de un disco lesionado entra en el sistema arterial y se instala en la médula espinal, la creación de una embolia permanente, o bloqueo, es irreversible, pero no progresiva
  • Hipotiroidismo – Nivel bajo de la tiroides
  • Lesión en la columna vertebral
  • Malformación de la columna vertebral o vértebras

Diagnóstico:

Usted tendrá que dar un historial completo de la salud de su perro, el inicio de los síntomas y las posibles incidencias que hayan podido dar lugar a esta condición, tales como picaduras de garrapata, o lesiones recientes por saltar o caer. Durante el examen físico, su veterinario prestará mucha atención a qué tan bien su perro es capaz de mover sus piernas, y lo bien que es capaz de responder a las pruebas de reflejos. El veterinario también pondrá a prueba la capacidad de su perro para sentir dolor en las cuatro patas, el control de la cabeza, la columna vertebral, y las piernas en busca de signos de dolor y el estado de alerta al tacto.Perro atropellado y rescatado por perrera de barcelona

Todas estas cosas le ayudarán a su veterinario a ubicar el lugar en la columna vertebral de su perro, donde los nervios o los músculos están teniendo problemas. Las pruebas básicas de laboratorio incluyen un conteo sanguíneo completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina, ellas pueden determinar si su perro tiene una infección-bacteriana, un virus o una reacción de toxinas, que está interfiriendo con las vías nerviosas. Las imágenes de rayos X de la columna vertebral pueden mostrar evidencia de una infección, una malformación de las vértebras, o una hernia de disco que está presionando contra la médula espinal. Otras condiciones que pueden conducir a la interrupción de las vías nerviosas pueden ser evidentes en una radiografía, como tumores, obstrucciones, o nervios inflamados.

En algunos casos, su veterinario puede ordenar una radiografía especial llamada mielograma. Este proceso utiliza una inyección con un agente de contraste (colorante) en la columna vertebral, seguida de imágenes de rayos X que permitirán al médico ver la médula espinal y las vértebras con más detalle. Si estas técnicas de imagen no son útiles, su veterinario puede ordenar una tomografía computarizada (TC), o una resonancia magnética (IRM) del cerebro y la columna vertebral de su perro, los cuales ofrecen una imagen muy detallada. En algunos casos, su veterinario puede tomar una muestra del líquido alrededor de la columna vertebral, para el análisis, o muestra de los músculos o las fibras nerviosas para una biopsia. Estos análisis pueden determinar la presencia de una infección en el cerebro o la columna vertebral.

Tratamiento:

El curso del tratamiento dependerá de la causa de la parálisis. Si su perro no puede caminar, orinar, o defecar por sí mismo, lo más probable es que sea admitido en el hospital mientras su veterinario trabajará para entregar un diagnóstico. A partir de ahí su veterinario realizará un seguimiento de la recuperación y el progreso de su perro. Si su perro tiene dolor, se le dará medicamento para ayudar a controlar el dolor, la vejiga se vacía varias veces al día por catéter, y su perro será movido físicamente para asegurarse de que no le salgan úlceras por permanecer en un mismo lugar durante demasiado tiempo. Existen varios productos que le ayudarán a pasar tiempo quieto sin dañarse, como por ejemplo los colchones. Si la causa de la parálisis es una infección o una hernia discal, la condición será tratada ya sea con medicamentos, cirugía, o terapia. Los medicamentos anti-inflamatorios a poder ser naturales y específicos como imflamex se utilizarán para reducir la inflamación de los nervios. Los tumores u obstrucciones del flujo sanguíneo pueden ser reparados quirúrgicamente, dependiendo de la vulnerabilidad de la ubicación. Algunos perros paralizados se recuperan muy rápidamente. Dependiendo de la severidad de la enfermedad, su perro se puede permanecer en el hospital hasta que sea capaz de caminar, o su veterinario decidirá enviar a su perro a casa con una guía para proporcionar cuidados y la recuperación en el hogar. Su veterinario establecerá un plan para revisar el progreso del tratamiento de su perro y ajustarlo en consecuencia.

¡vida y mucha!

perro-rodilla-en-la-calleSu veterinario le ayudará a hacer un plan para el cuidado de su perro en casa. En ocasiones, el perro puede resistirse a los cuidados debido al dolor, pero el cuidado asertivo y suave le ayudará a disminuir las reacciones de temor.

Es importante que cuide a su perro correctamente para que pueda recuperarse completamente. Siga con cuidado todas las instrucciones de su veterinario. Si su veterinario ha prescrito medicamentos, asegúrese de administrar todo el tratamiento, incluso después de que su perro aparente haberse recuperado por completo. En la mayoría de casos, una silla de ruedas canina puede ser de gran ayuda, ya sea para el proceso rehabilitatorio o como simple medio de transporte de la parte inmóvil del animal. La mayoría de los perros con silla de ruedas se adaptan muy bien y siguen disfrutando de su vida.

Ortocanis

Ayudas para perros con artrosis

fuente:VenFido

Aunque la genética es la parte determinante de la displasia en un 99% por ciento, es la nutrición la parte más importante ¿por qué? Una vez que tienes diagnosticada la displasia NO puedes hacer nada genéticamente, sólo te queda incidir en la nutrición y en la fisioterapia. Así de simple.

Te enseño cinco secretos clave en la nutrición para hacer más llevadera la displasia de tu mejor [email protected] Además de un Experto en Nutrición Canina, no dejes de consultar también a uno en fisioterapia canina, te puede ayudar mucho.

Nutrición Ortocanis

LOS GRANOS EN LA DIETA

Por desgracia la gran mayoría de dietas veterinarias comerciales para perros son malas ¿por qué? Porque tienen una gran cantidad de carbohidratos en forma de granos y/o cereales, lo hacen para abaratar costos, resultan más baratos que la proteína animal, el nutriente que de verdad necesita tu perro.

Los granos o cereales en la dieta han demostrado en los perros promover una secreción continua y exagerada de insulina* así como inflamación de las articulaciones. Te recuerdo que tu perro no tiene la fisiología para desdoblar almidones, carbohidratos, es decir, granos y cereales. Es un carnívoro, no lo olvides, no lo alimentes como si fuese vaca o gallina.

GLUCOSAMINOGLICANOS

No te asustes con el nombre. Son nutrientes que promueven la salud de los cartílagos. Los pacientes con problemas de displasia (y artritis en general) han demostrado que pueden absorber compuestos o sustancias tóxicas, algunas de éstas inciden en las articulaciones.

¿Cómo podemos aminorar esto? Si a tu [email protected] le das en la dieta algo de cartílagos (ricos en glucosaminoglicanos) estos se absorben poco y permanecen en la luz intestinal.

Los glucosaminoglicanos son carbohidratos complejos que tienen la capacidad de adherir algo de estas sustancias tóxicas en su superficie mientras están en la luz del intestino, y ser así excretadas en el excremento sin pasar al torrente sanguíneo y por lo tanto evitar su llegada e implantación en las articulaciones.

¿Un sustituto de los cartílagos? Existen complementos nutricionales a base de glucosaminoglicanos, en definitiva son más prácticos y vienen concentrados en una pastilla. Hay muchas marcas en el mercado: Cosequin, Synoquin, Hyal oral…

¿POR DEBAJO O POR ENCIMA DEL PESO?

Si tengo que elegir estar ligeramente por encima que por debajo de mi peso, prefiero lo segundo, y lo mismo aplica para mi perro.

Como Experto en Nutrición Canina ese tema, el del peso, es uno de los más recurrentes. Los dueños de cachorros de razas grandes y/o molosas (mastines, rottweiler, siberianos, pastores, dogos…) quieren cachorros “rellenitos” creciendo al máximo posible. Craso error.

Recuerda, si quieres un perro sano ortopédicamente el peso es clave (también aplica para nosotros) ¿Acaso has visto lobos, leones o hienas con sobrepeso en la naturaleza?

¿Cómo saber si tu perro está en peso adecuado? Los mejores aliados para esto son la vista y el tacto. Te recomiendo visitar el siguiente enlace para que aprendas a determinar la condición corporal de tu perro.

LOS HUESOS EN LA DIETA

Existen muchos mitos en la nutrición del perro, creados, sobre todo, por la industria de los alimentos para mascotas. Te recuerdo que tu perro es un carnívoro, todo carnívoro come huesos en la naturaleza, de alces, de conejos, de todo tipo de aves (como el pollo o la gallina) y TODOS LOS HUESOS, absolutamente todos, se astillan ¡y no se mueren!

Te refresco la memoria. Los alimentos comerciales (bolitas) se han dado de forma masiva y generalizada en las últimas dos décadas. Antes todo el mundo daba alimentos caseros (sobras) incluyendo huesos.

El hueso es una mina de vitaminas, grasas y minerales de altísima calidad, no olvides que el hueso está constituido sobre todo por minerales como el calcio, fósforo, flúor, magnesio… agua, y materia orgánica como el colágeno. Todos estos nutrientes son clave para huesos y articulaciones, entre otros órganos.

Con lo anterior no quiero decir que empieces a introducir huesos en la dieta sin saber. Los HUESOS COCIDOS son los peligrosos. Las mejores dietas son las caseras, y si incluyen huesos (CRUDOS) ocasionalmente, mejor.

COMPLEMENTOS NUTRICIONALES

Si me dan a escoger entre brindar una dieta de calidad para un perro sin complementos (las mejores dietas son las caseras bien hechas) o una dieta de mala calidad y un complemento de calidad, me quedo con la primera sin lugar a dudas.

Ahora, si puedo escoger para mi perro una dieta casera de calidad, alternada con una dieta comercial, también de calidad, y adicionada con un complemento específico para sus problemas de displasia ¡Bingo!

Con la llegada de la nutrición ortomolecular (nutrientes específicos para situaciones específicas) y el avance de la ciencia van apareciendo muchos nutrientes que a nivel molecular repercuten positivamente en el paciente con problemas de displasia.

Desde la vitamina E, los bioflavonoides pasando por los omega tres y las enzimas. Existen cada día más de estos nutrientes para múltiples situaciones. En lo que respecta al tema que tratamos, la displasia, sería algo que no deberías dejar pasar por alto y pedir asesoría de algún especialista en el tema.

Carlos Alberto Gutierrez / Médico veterinario colaborador de Ortocanis.com

Tratamiento del higroma del codo

El higroma del codo es una enfermedad que afecta principalmente a perros grandes de pelo corto, como los grandes daneses, galgos y dálmatas. En los perros con higroma del codo, un saco lleno de líquido aparece en uno o en ambos codos de los perros. En casos más raros, los higromas pueden desarrollarse en el corvejón. En muchos casos, los higromas del codo no causan dolor o dificultad. Sin embargo, pueden infectarse, lo que puede ser doloroso para el perro y requiere tratamiento. Otros animales susceptibles a desarrollar higromas son los perros que no son muy activos o que se están recuperando de una enfermedad o lesión.

Causas
Los higromas se desarrollan a causa de un trauma recurrente en el codo o codos de un perro. Por ejemplo, descansar de manera constante sobre madera, cemento u otras superficies duras puede causar estrés en la articulación y causar un higroma. Esta condición afecta principalmente a los perros grandes, ya que hay un mayor peso sobre sus articulaciones de los codos cuando están acostados.Hygroma codo

Vendaje
En algunos casos, vendar los codos de un perro puede ayudar a evitar que los higromas empeoren. Los vendajes evitarán el contacto con las superficies duras y a su vez evitarán los problemas causados por el higroma. Además, algunos productos como el protector de codo canino o el protector de rodilla para perro evitarán que el higroma tenga un contacto adicional con el suelo duro. Pregúntale a tu veterinario cómo puedes ayudar a tu perro.

Drenaje
Algunos veterinarios recomiendan que se drene el líquido del higroma con una aguja o con una jeringa. Hacer salir el líquido no se considera un tratamiento eficaz porque la aguja puede causar una infección. Además, el drenaje solo puede mejorar la condición temporalmente. Si el perro continúa acostándose sobre superficies duras, el higroma se irá haciendo más grande, es decir, el drenaje tendrá que hacerse de manera regular.

Cirugía
Algunos veterinarios pueden recomendar una cirugía para tratar el higroma del codo, sobre todo en los casos en los que hay infección o cuando el higroma se haya ulcerado. En cirugía, hay que drenar y eliminar la piel. Ya que los higromas pueden crecer bastante, puede ser necesario hacer injertos de piel para cubrir la zona afectada. La curación de la cirugía tarda aproximadamente un mes, y el perro tendrá que usar una férula durante la recuperación para proteger la zona afectada.

Prevención
La mejor manera de evitar que tu perro desarrolle un higroma del codo, o de evitar que empeore uno ya existente, es proporcionarle al perro una superficie suave para que descanse y duerma. Si no hay un área alfombrada disponible, hazle al perro una cama suave y déjala en el lugar en donde le guste acostarse. En el caso de que el perro esté inactivo porque se está recuperando de una enfermedad o lesión, haz que se levante y se mueva (al menos lo suficiente para que cambie la posición en la que está acostado) varias veces al día.

Escrito por Anna Aronson

fuente: eHow

protector rodilla para perro

La artrosis canina es una enfermedad muy frecuente en los perros. Aparece como resultado de la evolución inevitable de una articulación que envejece o se hace cada vez más frágil debido a un traumatismo o a una malformación. Se trata de una afección muy dolorosa que debe ser tratada de inmediato. Puede afectar a todas las articulaciones del cuerpo, tanto a las que encontramos en las extremidades anteriores y posteriores, como las que forman la columna vertebral. En el caso de los perros senior, lo más común es que este trastorno afecte a varias articulaciones a la vez.

protector rodilla para perroLa superficie articular esta cubierta por un tejido llamado cartílago, que desempeña un papel muy similar a los amortiguadores que encontramos en los automóviles. Además, impide que el hueso subyacente se deteriore debido al frotamiento repetido al que se ve sometido por el continuo movimiento. La artrosis se caracteriza por una destrucción progresiva de este cartílago y por una proliferación ósea anormal en el borde de las superficies articulares conocido como osteofito, también llamados ‘picos de loro’ cuando están ubicados en la columna vertebral. Las articulaciones afectadas pierden elasticidad, provocan dolor e impiden que el animal se mueva con normalidad.

Evolución del deterioro
Por regla general, esta dolencia afecta, en primer lugar, a las articulaciones altas de los miembros: caderas y rodillas, hombros y codos. Los síntomas son más o menos importantes en función del número de articulaciones afectadas. Sin embargo, existe un signo inequívoco que nos hace intuir que el animal está afectado. La cojera suele manifestarse cuando el perro se levanta y se pone en marcha después de permanecer durante mucho tiempo inmóvil.

El dolor incita al animal a evitar el apoyo sobre el miembro afectado y, al verse impedido, deja de correr, y por supuesto, de saltar. Conforme va evolucionando, el dolor aumenta. Al efectuar determinados movimientos, el perro emite pequeños gemidos, incluso es posible que el animal se muestre irascible y tienda a presentar agresividad cuando intentamos manipular la articulación afectada.

En los casos más avanzados, es posible que la articulación quede bloqueada parcialmente, con lo que resulte imposible realizar determinados movimientos. Llegados a este punto, el animal duda a la hora de utilizar la extremidad enferma. Además, esta falta de actividad conlleva un deterioro importante de la musculatura que rodea a la articulación. Como consecuencia, la zona enferma empieza a atrofiarse, con lo que cada vez se complica más su utilización.

Dos tipos fundamentales
Por regla general distinguimos dos tipos de artrosis: la primaria y la secundaria. El primer tipo suele afectar a los animales de edad avanzada y aparece debido al envejecimiento normal que sufren las articulaciones debido al paso del tiempo. De hecho, se trata de un desgaste progresivo e inevitable de los cartílagos articulares. Habitualmente, esta clase de artrosis afecta a diferentes puntos al mismo tiempo.

En lo que respecta a la artrosis canina secundaria, aparece como consecuencia de un factor desencadenante, que hace que la articulación afectada deje de funcionar con normalidad. Por ejemplo, este tipo de artrosis puede aparecer con motivo de un traumatismo -un esguince, una fractura, etc.- o debido a una malformación de nacimiento, como puede ser la displasia de cadera.

Otra causa muy común que provoca la aparición de artrosis secundaria es la obesidad. Si no controlas la alimentación tu amigo puede llegar a tener un peso muy por encima de la media que encontramos en la raza. Las articulaciones no están hechas para sostener una sobrecarga de kilos tan importante, con lo que se deterioran con facilidad. Al contrario de lo que ocurre con la artrosis primaria, la secundaria puede afectar a animales de todas las edades y, por norma general, suele afectar exclusivamente a una articulación.

Emitir un diagnóstico
El diagnóstico de esta enfermedad puede basarse en tres factores: los antecedentes patológicos del animal, el examen de la marcha y la manipulación. A la hora de estudiar el historial, el veterinario deberá tener en cuenta antiguas fracturas articulares, lesiones que el animal haya sufrido hace tiempo, así como posibles esguinces. Al observar la marcha se fijará en si el perro cojea, aunque sea sólo muy levemente y de forma incipiente, ya que la cojera es un síntoma inequívoco de la enfermedad. Finalmente, al manipular la zona afectada es muy posible que el animal de muestras de dolor.

Con frecuencia, la región en la que se encuentra la articulación enferma suele estar algo deformada debido a los osteofitos y a la atrofia muscular que provoca la ausencia de actividad física. Muchas veces se detecta un chasquido característico cuando la movemos. A través del estudio radiológico, el especialista en salud animal podrá determinar la gravedad de la artrosis e instaurar el tratamiento más adecuado. De entre los tratamientos posibles destaca la aparición de soportes especializados para algunas extremidades que pueden combatir de una manera eficaz el deterioro de la calidad de vida del animal. La utilización de estos soportes es efectiva y ha demostrado en paises como los EUA ser tratamientos tan innovadores como exitosos, no obstante deberá consultarse su utilización con el veterinario o fisioterapeuta animal.

Equipo Ortocanis

Científicos británicos lograron revertir parálisis en perros inyectándolos con células extraídas del recubrimiento de su propia nariz.

Todos los animales en el estudio habían sufrido lesiones de la médula espinal que les impedían el uso de sus patas traseras.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, se muestran cautelosamente optimistas de que la técnica pueda eventualmente jugar un papel en el tratamiento de pacientes humanos.

El estudio, financiado por el Consejo de Investigación Médica (MRC) y publicado en la revista de neurología,Brain, es el primero que prueba el trasplante en heridas de «la vida real» y no en animales de laboratorio.

Los científicos extranjeros del recubrimiento de la nariz de los animales las llamadas células de la glía envolvente olfatoria (OEC).

CÉLULAS DE LA GLÍA ENVOLVENTE OLFATORIA

La única parte del organismo donde continúan creciendo fibras nerviosas en adultos es en el sistema olfatorio.

Las células envolventes de la glía olfatoria (OEC) se encuentran en la parte posterior de la cavidad nasal y rodean las neuronas receptoras que nos permiten oler y convertir esas señales en el cerebro.

Las células nerviosas necesitan reemplazarse constantemente y esto es promovido por las OEC.

Durante décadas los científicos han pesnado que las OEC podrían ser útiles en la reparación de la médula espinal. Los ensayos iniciales con OEC en humanos sugieren que el procedimiento es seguro.

Éstas fueron cultivadas y reproducidas durante varias semanas en el laboratorio.

De los 34 perros mascota que participaron en el ensayo de prueba de concepto, 23 recibieron trasplantes de estas células en el lugar de la lesión y el resto recibió una inyección con un fluido neutral.

Muchos de los perros que habían recibido el trasplante mostraron considerable mejora y fueron capaces de caminar en una máquina de ejercicio con el apoyo de un arnés.

Ninguno de los animales en el grupo de control logró volver a utilizar sus patas traseras.

Cautela y optimismo

La investigación fue una colaboración entre el Centro de Medicina Regenerativa del MRC y la Escuela de Veterinaria de la Universidad de Cambridge.

El profesor Robin Franklin, biólogo regenerativo del Instituto de Células Madre del MRC y el Wellcome Trust y uno de los autores del informe, expresa que: «nuestros hallazgos son extremadamente emocionantes porque muestran por primera vez que trasplantar estos tipos de células en una médula espinal severamente dañada puede traer una mejora significativa».

«Tenemos esperanzas de que esta técnica pueda lograr restaurar por lo menos una pequeña cantidad de movimiento en pacientes humanos con lesiones de la médula espinal pero eso es algo muy lejano al hecho de que podrían lograr recuperar todas sus funciones perdidas».

El profesor Franklin afirma que el procedimiento podría ser utilizado junto con tratamientos farmacológicos para promover la regeneración de fibra nerviosa y bioingeniería para sustituir las redes neurales dañadas.

Nariz
Los animales recibieron un trasplante de células olfatorias.

Los investigadores afirman que las células trasplantadas regeneraron fibras nerviosas en toda la región dañada de la médula espinal.

Esto permitió a los perros recuperar el uso de sus patas traseras y coordinar movimientos en sus patas delanteras.

Pero no se desarrollaron nuevas conexiones nerviosas de larga distancia como las que se requieren para conectar al cerebro con la médula espinal.

Según los científicos del MRC en humanos esto sería vital para un paciente con lesión en la médula espinal que ha perdido la función sexual e intestinal y el control de la vejiga.

El profesor Goeffrey Raisman, presidente de Regeneración Neural de la Universidad de Londres, quien descubrió las células de la glía envolvente olfatoria en 1985, expresa que «esto no es una cura para lesiones de médula espinal en humanos, lo cual puede todavía ser algo muy lejano».

«Esto no es una cura para lesiones de médula espinal en humanos, lo cual puede todavía ser algo muy lejano. Pero éste es el avance más alentador en varios años y es un paso significativo en el trayecto para lograrlo»

Prof. Goeffrey Raisman

 

«Pero éste es el avance más alentador en varios años y es un paso significativo en el trayecto para lograrlo».

El experto afirma que los beneficios clínicos todavía son limitados: «este procedimiento ha permitido a un perro lesionado que camine con sus patas traseras, pero la gama de funciones mucho más elevadas que se pierden con una lesión espinal, como las de la mano, función de la vejiga, regulación de la temperatura, por ejemplo, son más complicadas y todavía muy lejanas».

Jasper, un perro salchicha de 10 años, es uno de los animales que tomó parte en el ensayo.

Si dueña May Hay me dijo que «antes del tratamiento teníamos que transportar a Jasper en un carro porque sus patas traseras eran inútiles. Ahora anda por toda la casa y el jardín y puede seguir el ritmo de otros perros. Es maravilloso».

Fuente: BBC