Lesiones más comunes en perros de deporte

,
Lesión perro deporte

Desde tiempos inmemorables, los perros han permanecido a nuestro lado por sus sorprendentes dotes físicas como velocidad, resistencia y agilidad. Con el paso del tiempo el hombre fue seleccionando aquellas que se habituaban mejor a la caza y la defensa del hogar, como los perros de muestra y los cobradores. En la actualidad, lo que antes era solo un trabajo, se ha convertido en ocio, actividades deportivas y trabajos de mucha responsabilidad. Entre las actividades deportivas podríamos destacar las carreras de galgos, los perros de trineo o las pistas de exhibición y agilidad. Tanto los perros de trabajo como los de deporte y ocio requieren de una formación física y mental excelente en todo momento a lo largo de su vida. Más que referirnos a un entrenamiento estricto, nos referimos a un estilo de vida con gran desgaste en todo el organismo. Concretamente, sus articulaciones reciben golpes o traumatismos constantemente y se desgastan con mayor rapidez que las articulaciones de nuestras mascotas. Estos traumatismos suelen provocar una inflamación articular que muchas veces pasa desapercibida. Mucho de estos animales deportistas no suelen mostrar dolor hasta que las lesiones empeoran, produciendo más dolor, y siendo complicado tratarlas. Las articulaciones más afectadas suelen ser las de las extremidades delanteras: El hombro, el carpo o muñeca y las interfalángicas.

Lesión perro deporte

lesión pero deportista

Entre las patologías articulares más frecuentes encontramos contracturas musculares, esguinces y luxaciones.

  • Las contracturas y los dolores musculares son una de las lesiones más habituales y suelen causarse por un mal entrenamiento. Los entrenadores tienen que seguir una serie de pasos para que los perros se habitúen a las nuevas exigencias físicas de su profesión. Muchos entrenadores realizan estos ejercicios diariamente para trabajar la fuerza, la resistencia y la velocidad de manera equilibrada y progresiva. Es aconsejable calentar antes del ejercicio, estirar antes y después y relajar los músculos mediante masajes o técnicas más especificas como la magnetoterapia.
  • Los esguinces son lesiones en los ligamentos por un movimiento brusco o por sobrepasar los límites fisiológicos del movimiento articular. Suelen acompañarse con inflamación, hematoma y dolor que impide el movimiento de la articulación afectada. En este caso, la articulación más afectada es la muñeca e interfalángica. Por ejemplo, los perros de trineo y de rescate utilizan las patas delanteras para frenar el peso del cuerpo en cuestas descendentes y para agarrarse al terreno en cuestas ascendentes. Este esfuerzo acompañado del peso de sus compañeros y del dueño suele provocar esguinces muy graves que suelen ir acompañados por desgaste de las almohadillas digitales y perdida de la uña.
  • Las luxaciones se describen como un desplazamiento anormal de las superficies articulares. Las luxaciones traumáticas (por golpes bruscos o movimientos forzados) suelen producirse a partir de la rotura un ligamento o del tendón del musculo más importante. Esto hace que los huesos no encajen como debería produciendo erosión, atrofia muscular y rotura de otros ligamentos. Por ejemplo, al saltar desde una altura considerable, los perros caen sobre sus patas delanteras o posteriores pudiendo producir la rotura del tendón del musculo bíceps. Esto provocaría que el hombro se desencajara y que el animal no pudiese apoyar ni levantar el brazo.

El mejor tratamiento en estas ocasiones es la prevención de las lesiones. Dominique Grandjean, director de la unidad de deporte en L’Ecole Nationale Veterinaire d’Alfort y Coronel de la brigada de Zapadores Bomberos de Paris, afirma que “Un perro de búsqueda y rescate debe estar preparado siempre. Como cualquier deportista debe entrenar y volver a entrenar”. Una vez que aparece la lesión, son necesarias más de tres semanas de reposo, impidiéndoles realizar su trabajo. Muchos de ellos quedarían con secuelas crónicas, como la osteoartrosis, y con una probabilidad muy alta de repetir la lesión si esta no se trata correctamente. Los fisioterapeutas recomiendan un buen entrenamiento diario para fortalecer los músculos y estirar bien los tendones y ligamentos. En cuanto a la rehabilitación, empresas como Ortocanis.com, nos ofrecen protectores de cadera, codo y soportes de carpo que además de aplicar una ligera presión a la articulación y poder elegir diversos grados de inmovilización, mantienen caliente la articulación y mejoran el rendimiento. Estas ayudas técnicas hechas especialmente para perros, permiten una curación de las lesiones de calidad y reducen considerablemente el tiempo de la rehabilitación.

 

Diana Uribelarrea

Universidad UCE de Valencia

5 comentarios
  1. Mayo
    Mayo Dice:

    Tengo un pastor aleman con displasia de caderas, he pensado muchas veces en comentarles el problema para que me aconsejaran, ya que, veo que son bastante interesantes aunque por casualidad le compre cissus de mascosana a ver si le mejoraba y le ha beneficiado tanto que me parece que no esta enfermo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


4 + = 8